¿Qué es la dislexia?

La dislexia podría describirse mejor como una dificultad inesperada para aprender a leer. Los niños con dislexia tienen dificultades con la fonología, o el reconocimiento y la manipulación de los sonidos en el lenguaje. La dislexia afecta la capacidad del niño para decodificar palabras: descomponerlas en sonidos constitutivos o fonemas, y luego pronunciar palabras nuevas. Eso hace que sea difícil reconocer palabras, generar palabras, leer, escribir y deletrear. Algunos niños con dislexia simplemente tienen problemas para generar palabras rápidamente.

El resultado es una discrepancia entre habilidad y logro: un niño que tiene dificultades para leer a pesar de tener la inteligencia para ser un lector mucho mejor. Un niño disléxico no carece de inteligencia y no necesariamente está fallando en la escuela, ya que algunos niños con dislexia, al esforzarse mucho más que sus compañeros, pueden continuar con su trabajo, al menos en los primeros grados. Sin embargo, cuando están alrededor del tercer grado, a menudo se les hace imposible mantenerse al día, cuando se espera que puedan leer con fluidez, de manera rápida, fácil y automática.

Si bien pueden aprender a leer y compensar la debilidad de la lectura de otras maneras, los niños no superan la dislexia según crecen.