Cómo ayudar a alguien con un trastorno alimenticio

Si alguien que conoce muestra señales de un trastorno alimenticio, no se quede callado. Hable al respecto. Tener una conversación es el primer paso para obtener ayuda.

  • Qué Hacer: trate de estar tranquilo y sin prejuicios.
  • Qué NO Hacer: concentrarse en su apariencia. Comentarios como “estás demasiado delgado” o “te ves terrible” pueden ser como combustible para un incendio, incluso si lo quiere decir a modo de ayuda.
  • Qué Hacer: centrarse en la salud. Hágale saber lo preocupado que está y cuán peligroso se ha vuelto su comportamiento poco saludable.
  • Qué NO Hacer: acusar o exigir. Manténgase alejado del lenguaje de reproche como “Necesitas detenerte” o “Estás haciendo que todos se preocupen”, lo que puede hacerlo sentir culpable o a la defensiva.
  • Qué Hacer: sea honesto y use declaraciones de apoyo refiriéndose sólo a usted mismo utilizando el pronombre “yo”, como por ejemplo, “Estoy preocupada, espero que me dejes ayudarte” o “Estoy preocupado y estoy aquí para ayudarte. Quiero que estés seguro”.
  • Qué NO Hacer: retroceder después de una sola conversación. Para ser útil, deberá ser solidario y persistente.
  • Qué Hacer: prepárese para escuchar, incluso si al principio no le gusta lo que está escuchando. Las personas con trastornos alimenticios a menudo niegan que tengan un problema o que tengan sentimientos complicados acerca de mejorar. Es importante tener en cuenta sus sentimientos y hacerlo sentir escuchado.
  • Qué Hacer: estimúlela a que se ponga en tratamiento. Investigue qué opciones de tratamiento están disponibles y cuáles son las mejores opciones para su hijo.
  • Qué NO Hacer: esperar. Buscar tratamiento es el primer paso para la recuperación, y cuanto antes alguien inicie el tratamiento, mejor será el resultado.