La agresión en los niños puede ser un síntoma de muchos problemas subyacentes diferentes. Es algo muy polimorfo, una característica común para un sinnúmero de diferentes condiciones psiquiátricas, problemas médicos y circunstancias de la vida. Y así, en la esencia misma del tratamiento de la agresión, lo primero es descubrir qué lo está impulsando.

Puede analizar las causas de la agresión en varios grupos.

Trastornos del Estado de Ánimo. Primero, los trastornos del estado de ánimo, ¿hay problemas de estado de ánimo? Los niños que son bipolares, con mucha frecuencia se vuelven agresivos en sus etapas maníacas. Pierden el autocontrol, se vuelven impulsivos. En el otro extremo del espectro, cuando se deprimen, aunque la agresión es menos común pueden volverse irritables y algunas veces esa irritabilidad y mal humor hace que los niños tengan estallidos.

Psicosis. Las enfermedades psicóticas también pueden manifestarse con agresión. Por ejemplo, los niños con esquizofrenia a menudo responden a estímulos internos que pueden volverse perturbadores. A veces, los niños con esquizofrenia se vuelven desconfiados o sospechan de todo, o completamente paranoicos y terminan golpeando debido a su propio miedo.

Frustración. Los niños que tienen problemas con la cognición (lo que ahora se llama deterioro intelectual) o comunicación (incluido el autismo) también pueden manifestarlo con agresión. Cuando los niños con estas condiciones se vuelven agresivos, a menudo lo hacen porque tienen dificultades para manejar su ansiedad o frustración y no pueden verbalizar sus sentimientos como otros lo hacen. La agresión también puede ser una forma de impulsividad.

Impulsividad. Y luego están los trastornos de conducta disruptiva. En los niños con TDAH, el más común de ellos, la impulsividad y la mala toma de decisiones pueden llevar a un comportamiento que se interpreta como agresivo. Estos niños a menudo no consideran las consecuencias de sus acciones, lo que puede parecer insensible o malicioso cuando en realidad no están pensando.

Trastorno de Conducta. Con el trastorno de conducta, la agresividad es parte de la matriz de la enfermedad, un gran componente de lo que es. A diferencia del niño que simplemente no está considerando las consecuencias de sus acciones, los niños con trastorno de conducta son intencionalmente maliciosos y tanto el tratamiento como el pronóstico son bastante diferentes.

Lesión. Y a veces hay razones biológicas para estallidos agresivos, cuando el niño tiene daño en el lóbulo frontal o ciertos tipos de epilepsia. En estos casos, puede no haber una razón comprensible para el episodio agresivo y el episodio podría tener un componente explosivo.

Trauma. Finalmente, hay momentos en que la agresión en niños o adolescentes es provocada por factores estresantes en su situación y no representa una enfermedad emocional subyacente. Pero es importante entender que esto es bastante raro y que podría representar un problema emocional cuando la agresión comienza a ocurrir con mayor frecuencia.


Leer más:
¿Es normal la ira de mi hijo?
Cómo la ansiedad conduce a comportamientos conflictivos
Cómo manejar las rabietas y crisis emocionales

  • Was this helpful?
  • Yes   No