Los niños pueden ser los peores críticos de ellos mismos. Esto es particularmente cierto para los niños con trastornos de salud mental, que pueden ser muy duros consigo mismos. Pueden quedar atrapados en patrones de pensamiento negativos que contribuyen a la depresión, aumentan su ansiedad o hacen que las emociones dolorosas se sientan abrumadoras.

Por ejemplo, si su hija no fue invitada a una fiesta de cumpleaños, ella puede decidir que todos los que fueron a la fiesta la odian. Si olvida una línea en una obra de teatro de la escuela, puede insistir en que arruinó toda la actuación.

Estos patrones de pensamiento negativo a menudo no son realistas, pero pueden tener impactos significativos en nuestras emociones, comportamientos y cómo vemos el mundo. Los expertos en salud mental los llaman distorsiones cognitivas: a veces también se les conoce como errores cognitivos, fallas de pensamiento o errores de pensamiento.

“Cierta cantidad de distorsión cognitiva es normal”, dice Jeff DeRoche, LCSW, trabajador social clínico en el Child Mind Institute. “Todos cometemos errores de pensamiento. Sin embargo, si ese tipo de pensamiento se vuelven crónicos y arraigados, es probable que influyan en la vida emocional de un niño. Nunca he visto a alguien que sufra bajo el peso de ningún tipo de problema de salud conductual que no cometa errores cognitivos con bastante regularidad”.

En la terapia cognitivo-conductual (TCC, también conocida como CBT, por sus siglas en inglés), a los niños se les enseña a reconocer las distorsiones cognitivas comunes que pueden estar provocando que se sientan mal. Pero, ya sea que su hijo esté o no en terapia, puede ayudar reconocerlos e identificarlos cuando los vea. Aquí se clasifican en 11 categorías comunes. DeRoche enfatiza que hay mucha superposición entre ellas.

1. Pensamiento de todo o nada

(También conocido como pensamiento en blanco y negro o pensamiento dicotómico)

Qué es: Ver las cosas en sólo dos categorías, por lo que son buenas o malas, negras o blancas, sin tonos de gris. Una distorsión común que te hace pensar, y por lo tanto sentir, que si algo no tiene todo lo que quieres, entonces no tiene nada de lo que quieres. También es pensar que tienes que desempeñarte bien en todo, perfeccionismo, o que has fallado por completo.

Por ejemplo: No logré entrar a la escuela que era mi primera elección, por lo que mis esperanzas para la escuela secundaria se desvanecieron. O: si no obtuve esa A +, entonces soy un fracaso.

2. Razonamiento emocional

Qué es: Creer que porque sientes algo debe ser cierto, incluso cuando no hay ninguna otra evidencia además del sentimiento.

Por ejemplo: Me siento solo, por lo tanto, a nadie le caigo bien. O: tengo miedo de ir en un elevador, por lo tanto, los ascensores son lugares peligrosos.

3. Hacer generalizaciones de más

Qué es: Tomar un evento o detalle negativo sobre una situación específica y convertirlo en un patrón universal que se convierte en verdad para toda tu vida.

Por ejemplo: Esta persona no quería salir conmigo. ¡Nadie quiere pasar un rato conmigo! O: Arruiné mi experimento de química hoy. ¡Nunca hago nada bien!

4. Etiquetar

Qué es: Poner una etiqueta negativa en sí mismo o en otra persona, de manera que ya no se ve a la persona detrás de la etiqueta. Cuando encierran a alguien en ese lugar, su comprensión se vuelve tan rígida que no hay margen de maniobra para verse a sí mismo o a otra persona de manera diferente.

Por ejemplo: Hoy me caí al intentar anotar ese gol en el fútbol. Soy un torpe espantoso. No tuve nada que decir en esa conversación. ¡No soy nada interesante!

5. Adivinación

Qué es: Predecir que algo va a resultar de manera negativa. Esto puede convertirse en una forma pesimista de ver el futuro, y puede afectar tu comportamiento haciendo que el evento que adivinas tenga más probabilidades de salir mal.

Por ejemplo: Sé que me irá horriblemente esa prueba (por lo que entras en pánico y actúas con menos eficacia). O bien: si me comunico con esta persona, no querrá hablar conmigo ni aceptarme (para que no te comuniques y tengas la oportunidad de conectarte con alguien que quieres conocer mejor u del cual quieres obtener ayuda).

6. Lector de mentes

Qué es: Asumes que sabes y entiendes lo que otra persona está pensando, y por lo general estás seguro de que piensan mal de ti.

Por ejemplo: Estoy hablando, y la persona con la que estoy hablando no parece estar prestando atención. Estoy seguro de que no le gusto o no le caigo bien. (De hecho, puede ser que simplemente estén distraídos o estresados ​​por algo que no está relacionado contigo y que tengan dificultades para concentrarse).

7. Pensamiento catastrófico

(También conocido como Magnificación)

Qué es: Tomar un problema o algo negativo y llevarlo fuera de proporción.

Por ejemplo: ¡Esta fiesta será la peor experiencia de mi vida! O: si no le pego a la pelota en el partido de béisbol, me voy a morir de vergüenza.

8.Descontar lo positivo

(También conocido como Minimizar)

Qué es: Tomar algo positivo que sucedió y minimizarlo para que no “cuente” como algo bueno en tu vida o como una buena experiencia. Descarta cualquier evidencia contra nuestra visión negativa de nosotros mismos o de nuestra situación.

Por ejemplo: Me fue bien en ese cuestionario, pero tuve suerte. O: Esta persona dijo: “Me encanta salir contigo”, pero solo está siendo amable. Realmente no lo dice en serio.

9. Filtro Mental

(También conocido como Abstracción Selectiva)

Qué es: Ver sólo lo negativo en lugar de mirar todos los aspectos positivos o neutrales de una experiencia.

Por ejemplo: Escribes un ensayo para un maestro y te hace muchos comentarios positivos al respecto, pero escribiste mal el nombre de alguien. Todo lo que puedes pensar es la falta de ortografía. O tiene muchas conversaciones positivas en un día y en una dices algo vergonzoso. Te enfocas con horror total sólo en la declaración vergonzosa que hiciste, olvidando todas tus otras interacciones sociales.

10. Personalizar

Qué es: Hacer que las cosas sean sobre ti mismo cuando no lo son. Esto incluye culparte a ti mismo por lo que está fuera de tu control y también tomar las cosas personalmente cuando no están destinadas a ser dañinas para ti.

Por ejemplo: Si no le hubiera exigido tanto a mis padres, tal vez no se habrían divorciado. O: ¿Cómo se atrevió esa persona a caminar frente a mí? ¡Eso fue tan irrespetuoso! (Cuando la persona simplemente no lo notó y el meterse en frente fue sencillamente una falta de atención).

11. Imperativos

Qué es: Pensar en “debería” y “debe” (y lo contrario, “no debería” y “no debe”).

Por ejemplo: Debería poder hacer presentaciones en clase sin sentir ansiedad. ¿Qué pasa conmigo? (¡Por supuesto, pensar de esta manera, además de hacerte sentir nervioso, ¡te pone aún más nervioso por hablar!).

Cómo pueden ayudar los padres a los niños

La terapia cognitiva conductual (TCC) ayuda a los niños a identificar, desafiar y, en última instancia, reestructurar su pensamiento para que puedan vivir vidas más saludables y mejor adaptadas. Siguiendo el ejemplo de la TCC, los padres también pueden ayudar a los niños a reconocer las distorsiones cognitivas y reducir su intensidad.

La mejor manera de comenzar es con sus propias distorsiones cognitivas, dice DeRoche. Una vez que haya aprendido los diferentes tipos, intente reconocerlos en sus propios patrones de pensamiento. Por ejemplo, si su hijo tiene ansiedad, puede personalizarlo, asumiendo que es su culpa, y luego etiquetarse como un “padre terrible”.

“No puedo enfatizar lo suficiente lo importante que es notar las distorsiones cognitivas de una manera que no sea crítica”, dice DeRoche. “Cuando se vuelve hábil al notar distorsiones en su propio pensamiento, está en un lugar mucho mejor para ayudar a otra persona a notar la suya. Y sea humilde al notar las suyos: llámelas de manera juguetona cuando lo hagas, y deje que sus hijos también nombren las suyas”.

El objetivo es modelar para sus hijos que todos cometemos errores de pensamiento, agrega, y “el acto de notarlos y hacer correcciones con ligereza y autocompasión suele ser la mejor medicina”.

Para aprender las distorsiones cognitivas, puede ayudar a sus hijos a hacer tarjetas didácticas para que puedan cuestionarse mutuamente. El Internet también está lleno de carteles coloridos de las diversas distorsiones, y las aplicaciones CBT para dispositivos a menudo le piden al usuario que etiquete las distorsiones en su pensamiento de los menús de opciones.

“Mantenga el trabajo que hacen juntos ligero”, aconseja DeRoche. “Incluso los terapeutas con mucha experiencia tienen que trabajar duro para salvaguardar contra la invalidación inadvertida de los niños diciéndoles que su pensamiento es ‘erróneo’ o ‘ilógico’. Y aún cuando lo es, no podemos asumir que siempre estarán listos o dispuestos a verlo de esta manera. A veces nos atascamos en cómo nos sentimos y es difícil evaluar racionalmente cómo estamos pensando”.

Más importante aún es que si su hijo está haciendo muchas distorsiones cognitivas: si su pensamiento es muy rígido, sus expectativas son crónicamente negativas o sus sentimientos son demasiado fuertes para que puedan reflexionar sobre sus errores de pensamiento, es hora de pedir ayuda a los expertos. Es fabuloso colaborar con su hijo en el aprendizaje y la identificación de distorsiones cognitivas, especialmente como complemento de una buena terapia, pero un niño que tiene serias dificultades puede necesitar tratamiento de un profesional de la salud mental.