Si te sientes más tímido de lo que te gustaría ser, estás en buenas manos. Muchos niños, y adultos, cuentan que se han sentido ansiosos en las situaciones sociales. A lo mejor al hablar en salón de clases o al hacer una llamada telefónica, o simplemente al tratar a hacer algo nuevo. Sea lo que sea, si tu ansiedad te molesta, hay varias cosas que puedes intentar para ayudarte a enfrentar tu ansiedad social.

Relacionado: ¿Qué es la anisedad social?

No evites las cosas

Los expertos coinciden en que evadir las situaciones que nos causan ansiedad puede empeorar las cosas a largo plazo. “Salirte de algo, en lo cual no querías estar, podría causar que te sientas mejor en ese momento”, dice Rachel Busman, psicóloga del Child Mind Institute, “pero, la próxima vez que alguien te pida que lo hagas, todavía te sentirás ansioso”. Y las cosas que nos causan ansiedad (hablar con personas desconocidas o las presentaciones) no las podrás evitar siempre.

Haz un esfuerzo

Aunque no es fácil salirte de tu zona de confort, puede ser muy bueno para ti. Esto se debe a que nuestra ansiedad tiende a disiparse cuando empezamos a hacer las cosas que normalmente la desencadenarían. Así que, cuando llegues una situación que te pone nervioso, por ejemplo, el entrar a una cafetería solo o pedirle a alguien que sea tu compañero para la clase de ciencias, intenta enfrentarte con tu miedo y ve qué sucede. “Lo más probable”, dice la Dra. Busman, “es que el peor escenario, al cual tú temes, no sucederá. Y si acaso sí sucede, entonces puede ser que descubras que tienes la habilidad para lidiar con él”.

Practica

Como experimento, intenta hacer algo que te ponga nervioso. Está bien si es algo pequeño y que lo empieces poco a poco. Es importante que elijas metas que sientas que son realistas, no necesitas empezar una campaña para ser el presidente de tu escuela. Si piensas que te estás interesado en unirte a un club estudiantil, intenta solamente ir a una reunión como oyente. O si quieres ser voluntario en un refugio de animales de tu comunidad, pero te sientes nervioso por ello, invita a un amigo o a un miembro de tu familia para que te acompañe.

Suscríbase al boletín semanal.

Hagas lo que hagas, encontrarás que todo se facilita con el tiempo. Esto es porque, cuando practicas las cosas que te ponen nervioso, en realidad estás reforzando tu habilidad para lidiar con ellas. Esto es cierto incluso con las cosas que no salen exactamente como esperabas. Por ejemplo, muchos niños no se atreven a preguntarle al maestro porque se preocupan de pensar que ya deberían saber cuál es la respuesta. Pero si tú decides hacer la pregunta, y aun así, tu maestro te responde “Ya aprendiste eso, así que pregúntale a tus amigos”, probablemente verás que no causaste un escándalo y que la vida seguirá. Solamente es otro tipo de práctica.

Relájate

El hacer ejercicio y yoga también pueden ayudarte a regular la ansiedad. En cambio, la cafeína puede hacer que la gente se sienta más ansiosa, así que tal vez querrás disminuir tu ingesta de café y de refrescos, especialmente antes de hacer cosas que te causan ansiedad. Esto te puede ayudar a lidiar con la ansiedad social.

Pero, si te sientes verdaderamente ansioso y sientes que hacer estas cosas sea imposible, la Dra. Busman dice que siempre es una buena idea hablar con tus padres. “Diles cómo te estás sintiendo. Hay muchas cosas que se podrían hacer para ayudarte con la ansiedad, pero el primer paso es decirle a alguien que necesitas ayuda”.