Lauren Book, fundadora y directora ejecutiva de la Lauren’s Kids Foundation (página en inglés), describe las señales físicas y de comportamiento claves que pueden sugerir que un niño o adolescente está siendo abusado sexualmente. Es extremadamente importante conocer las señales, porque los niños suelen sentirse avergonzados y les es difícil hablar sobre el abuso, y porque lo prioritario es conseguir ayuda profesional de inmediato.

A continuación un resumen de lo que dice Lauren en el video:

Hay muchas señales de que un niño pueda estar siendo víctima de abuso sexual, y eso depende de la edad del niño. En los infantes, uno debe observar si no hay retrasos en el desarrollo. En bebés, las señales frecuentes de que algo no está bien incluyen manchas de sangre en los pañales o moretones inexplicables, y como padre o cuidador esto es algo que debe examinar.

En niños pequeños y también los mayores, los moretones sin explicación son nuevamente una señal. En la interacción con adultos: si antes solían no tener problemas para ir con el entrenador o con la tía Nancy, pero de repente se muestran muy nerviosos cuando van, eso puede ser una señal de que algo no anda bien. También son una señal muchas de las conductas regresivas: si su hijo estaba completamente entrenado para ir al baño y ahora se está orinando en la cama, o si está teniendo pesadillas o se está chupando el dedo (lo cual no sucedía antes), todas estas son señales y síntomas que usted, como adulto, necesita revisar para saber qué está pasando con su hijo.

En el caso de adolescentes, hay que fijarse si de pronto recibe regalos, dinero o tiene interacciones en línea inexplicables. Si su hijo se sobresalta fácilmente cuando usted se pone detrás de él, si tiene dificultad al caminar o dolores físicos, todas estas son señales de que algo está pasando y usted debe involucrarse como adulto encargado de proveer cuidados para ese niño.

Lea más:

Cómo enseñar límites a los niños