Ask An Expert

Tengo la custodia de dos niños que hace poco estaban en un hogar de acogida, y se involucran en comportamientos sexuales. ¿Qué puedo hacer?

Esto puede ser normal. Pero el abuso también es una posibilidad.

Janine Domingues, PhD
Janine Domingues, PhD

Clinical Psychologist, Anxiety Disorders Center

Child Mind Institute

Recientemente obtuve la custodia legal de dos niños de 5 y 3 años de edad. Ellos son de un hogar de acogida pero son nuestros parientes. Anteriormente estaban en consejería por comportamiento sexual. Todavía continúan probando cosas sexuales. Por favor ayuda.

Entiendo que este es un momento realmente estresante para usted, y para muchos padres saber cómo manejar el “comportamiento sexual” en los niños puede ser un gran desafío.

Es importante saber que entre los 2 y 6 años, tener un comportamiento sexual puede ser normal desde el punto de vista del desarrollo, y simplemente el resultado de la curiosidad. A medida que los niños comienzan a notar diferencias en sus cuerpos, ellos pueden comenzar a sentir sensaciones diferentes y también sentir curiosidad por los cuerpos de otras personas, especialmente del sexo opuesto. Los niños de esta edad también pueden no entender los límites apropiados y, por lo tanto, están explorando los límites de lo que está permitido y lo que no. Hay otros factores que también pueden influir en la frecuencia del comportamiento sexual, y un cambio en el entorno, como la transición reciente de sus hijos, puede contribuir a esto.

Tenga en cuenta que el comportamiento sexual normal en los niños tiende a ser temporal y responde a la redirección, es decir, si dirige al niño a algo más apropiado o le dice con calma que no se involucre en un comportamiento sexual, los niños generalmente responden bien. Si el comportamiento continúa aumentando en frecuencia a pesar de la redirección y si los comportamientos parecen ser agresivos, coercitivos y/o conducen a lesiones, son señales de que los comportamientos sexuales pueden ser problemáticos, en cuyo caso buscar ayuda psicológica puede determinar qué puede estar contribuyendo a estos comportamientos y proporcionarle formas de responder y ayudar.

Cuando nos sentimos realmente estresados, puede hacer que respondamos a estas situaciones de una manera muy emocional, lo que puede exacerbar el problema. Es mejor mantener la calma y abordar los comportamientos sexuales en un tono neutral. Además, es importante establecer límites, quizás explicando de una manera apropiada para la edad que este comportamiento se realiza en “privado”. Hable con cada niño sobre cuáles son los tipos de toques apropiados (por ejemplo, “buen toque y mal toque”) y qué es un juego apropiado con sus compañeros; es posible que necesite hacerles varios recordatorios a medida que aprenden. Esté abierto a cualquier pregunta y ayúdelos a sentir que pueden acudir a usted. Tampoco desea castigar el comportamiento y hacer que los niños se sientan culpables; mantenga la calma, ayúdelos a entender los límites y a reorientar su comportamiento.

Por último, quería abordar la posibilidad de que los comportamientos sexuales anormales en los niños puedan deberse al abuso sexual. Si es así, los comportamientos podrían estar relacionados con los síntomas del trastorno de estrés postraumático, ya que es típico que los niños repitan el abuso. Es posible que los niños no sepan necesariamente que lo que están haciendo es inapropiado y, nuevamente, como padre, usted debe evitar reaccionar de una manera que pueda avergonzarlos. Si los comportamientos sexuales están relacionados con el abuso sexual, esto se puede abordar en terapias como la terapia cognitivo-conductual centrada en el trauma (TF-CBT, por sus siglas en inglés).

Suscríbase al boletín semanal.