Lo sentimos, la página que busca no tiene versión en español. Puede hacer una nueva búsqueda o visitar la página de Temas populares.

¿Cómo le cuento a mi hija de 10 años sobre mis problemas de salud mental?

Respuesta de Heather Bernstein, PsyD

P ¿Cómo le digo a mi hija de 10 años sobre mis propios problemas de salud mental? Tengo TLP y escucho voces y no sé cómo explicar por qué a veces soy diferente.

Creo que una de las cosas más importantes que usted debe saber es que esta no es una conversación de una sola vez, por lo que no tiene que decirlo todo al mismo tiempo. Usted está abriendo un diálogo que probablemente continuará durante el resto de la vida de su hija, así que menos es más. Tómeselo con calma y comuníquele que no teme hablar sobre la salud mental.

En cuanto a lo que hay que decir, es importante tener en cuenta el desarrollo de los niños.  Puede que una niña de diez años no pueda comprender lo que significa escuchar voces, por ejemplo. Usted podría comenzar por enfocarse en el impacto que tiene su salud mental en su vida diaria. Esta es una buena estrategia porque es lo que más le va a importar a su hija. Así que usted podría decir algo como: “Tengo problemas con mi salud mental y lo que eso significa para mí es que a veces siento emociones muy grandes y tengo que manejarlas”. O tal vez: “Me cuesta mucho relacionarme”. Mientras habla, preste atención a cómo responde su hija. Puede usar eso como medida para saber cuánto compartir.

También puede hablar de lo que está haciendo en términos de tratamiento. Los niños quieren saber que usted está saludable y que recibe los servicios que necesita, porque eso los hace sentir menos asustados. Así que usted puede describir lo que hace. Por ejemplo: “Trabajo con muchos médicos. Con uno de los médicos habla sobre mis emociones, otro de los médicos me habla de mis medicamentos. Voy todas las semanas con ellos para asegurarme de que me estoy cuidando”. Deje en claro que le está dando esta información para que ella sepa que usted está siendo atendida, y que no es responsabilidad de ella cuidar de usted. 

Si su hija tiene preguntas que usted siente la confianza de poder responder, respóndalas con la verdad y de una manera apropiada para su desarrollo. Si hay preguntas que usted no sabe cómo responder, no dude en hacer una pausa. Ese podría ser un buen momento para hablar con su terapeuta individual para discutir la mejor manera de hablarlo con su hija. Dado que su terapeuta conoce a su hija y su relación, también podría ofrecerle una buena orientación sobre cómo mantener esta conversación, ahora o en futuras conversaciones.