Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

Consejos para criar niños generosos

A veces, los niños solamente necesitan un empujón de parte de sus padres

Es natural que los niños estén ensimismados, de alguna manera. Su meta principal, especialmente cuando sean jóvenes, es asegurarse de que sus necesidades sean cumplidas por la gente a su alrededor. En general, esto significa que los niños aprenden a pedir todas las cosas que quieran desde las primeras etapas de su desarrollo, y tendrán muchas oportunidades para perfeccionar esta técnica.

Pero, a lo largo del crecimiento de los niños, también surge la necesidad de que empiecen a ver más allá de sus propias necesidades y que empiecen a reaccionar a las necesidades de los otros. Aquí, los padres tienen el gran papel de ayudarlos a desarrollar la generosidad a través del fomento y del ejemplo.

Aquí les ofrecemos algunos principios a tomar en cuenta para criar a niños generosos.

Fomenten la empatía

La generosidad empieza cuando se piensa cómo se sienten los otros. Los niños son egoístas por naturaleza, pero los padres pueden cultivar comportamientos de empatía al ayudarlps a los niños a imaginar cómo se sienten los otros. Esto puede ser algo cotidiano (¿Cómo crees que se sintió tu hermano cuando le arrebataste su juguete?), o pueden buscar oportunidades para enseñarles la empatía, por ejemplo, pueden ayudar en un albergue sirviendo comida o distribuyendo prendas. Si los animan a que escojan algo especial para regalarle a alguien de su propia edad, ellos se sentirán más conectados a ellos.

Alabe las buenas acciones

A veces, los niños hacen algo bonito para los otros. Si usted se da cuenta de que su hijo ha hecho algo bueno, como compartir un juguete, o alabar a alguien, o ayudarlos a ustedes a cargar las bolsas de la compra, alabe a sus niños por haberlo hecho. El reconocimiento positivo de algo hace que sea más probable que los niños continúen haciendo.

Ponga el ejemplo

Desde el momento que nacen, los niños observan las acciones de sus padres y buscan pistas para saber cómo comportarse. Hablar con sus hijos sobre ser generoso es importante, pero dar el ejemplo de la generosidad en su propia vida, incluyendo a algún familiar mayor en sus planes, hacer trabajo de voluntario, ayudar con los trastos después de una cena grande, les enseñara que no solo está hablando de generosidad, sino que también está proyectándola.

[cjtoolbox Name=”signup-inline-es”]

Escoja una organización benéfica

Los niños pueden empezar a ser generosos si usted los anima a escoger una organización benéfica para hacer una donación. Si cada miembro de la familia escoge una causa para apoyar, sin importar que tan modesta sea, esto puede empezar una conversación acerca de lo que cada miembro valora. Al apoyar una de estas organizaciones, los niños se sentirán orgullosos, y hasta podrían hacerlo una tradición familiar, especialmente si está programada cerca de un día festivo o un cumpleaños.

La generosidad es algo de todos los días

A menudo, pensamos que la generosidad se trata de regalar o de hacer trabajo voluntario, pero la generosidad también puede ser una parte espontánea de su día. Dígale a sus hijos que siempre es bueno buscar maneras de hacer un cambio positivo en la vida de alguien más, como ayudar a un hermano con sus quehaceres en la casa, o ser amable con alguien después de haber cometido un error.

Comparta la felicidad

Para los niños, es muy divertido hornear galletas, hacer tarjetas u otros regalos. Estos los pueden repartir en su vecindario para hacerlos sentir que pertenecen a algo más grande que ellos. Ya sea que sean vecinos o maestros, los guardias de cruce o el director del coro local, reconocer sus esfuerzos, les recuerda a los niños que deben apreciar a la gente a su alrededor.