Lo sentimos, la página que busca no tiene versión en español. Puede hacer una nueva búsqueda o visitar la página de Temas populares.

¿Cuáles son los tipos de depresión?

Caroline Miller

La depresión es un trastorno mental común que causa que alguien se sienta triste o irritable durante un periodo de tiempo inusualmente largo. Es normal que los niños se sientan deprimidos cuando pasan cosas desagradables, pero un niño con depresión no se siente mejor si las cosas cambian. Los niños y adolescentes deprimidos suelen tener problemas para disfrutar lo que antes apreciaban, y tienen poca energía. Podrían pensar en el suicidio o intentarlo.

La depresión suele comenzar durante la adolescencia, pero los niños más pequeños también pueden ser diagnosticados. Las niñas suelen recibir un diagnóstico con una frecuencia dos veces mayor que los niños.

La depresión se puede manifestar de diferentes maneras. Los trastornos a continuación son todas formas de lo que los expertos llaman “depresión unipolar”. El término “unipolar” se utiliza para distinguirla de la depresión bipolar, que implica una combinación de bajas y altas emocionales extremas (episodios de depresión que se alternan con episodios de manía), y es tratada de manera diferente a las otras formas de depresión.

Trastorno depresivo mayor

Este es el tipo de depresión más conocido, en el que alguien experimenta síntomas graves que duran entre dos semanas y varios meses. Un episodio de depresión puede ocurrir solo una vez, pero en la mayoría de los casos la depresión volverá a presentarse en otras ocasiones.

La principal señal de depresión es un cambio en el estado de ánimo. Un niño deprimido se sentirá triste o irritable la mayor parte del tiempo (se enojan rápidamente por cosas muy pequeñas), y perderá el interés por las cosas que normalmente disfruta.

Otros síntomas incluyen:

  • Sentirse desesperado.
  • Falta de energía o estar cansado todo el tiempo.
  • Problemas de concentración.
  • Bajo rendimiento o faltar a clases.
  • Baja autoestima o decir cosas negativas sobre sí mismo.
  • Comer poco o demasiado.
  • Ganar o perder mucho peso.
  • Problemas para dormir.
  • Pensar en el suicidio o intentarlo.

Algunos niños con depresión ya no desean las cosas que solían disfrutar, pero podrían disfrutarlas en el momento. Esto es inusual y se conoce como depresión atípica. Esto puede engañar a los padres, haciéndoles creer que su hijo no quiere colaborar, cuando en realidad está deprimido.

Trastorno depresivo persistente (distimia)

Se trata de una forma de depresión en la que alguien experimenta los mismos síntomas que el trastorno depresivo mayor, pero de forma más leve. Y en lugar de producirse en episodios de varias semanas o meses, los síntomas duran un año o más. En el trastorno depresivo persistente, los síntomas pueden ser más o menos graves en diferentes momentos, pero no cesan por un periodo de más de dos meses.

Debido a que los síntomas del trastorno depresivo persistente (distimia) pueden durar años, puede parecer que el estado de ánimo decaído, la baja autoestima o la irritabilidad son solo una parte de la personalidad de un niño o adolescente. Pero el tratamiento puede hacer una gran diferencia.

Trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo (TDDEA)

El TDDEA (DMDD, por sus siglas en inglés) es un diagnóstico relativamente nuevo que reciben los niños que frecuentemente reaccionan con rabietas explosivas a cosas que no parecen ser un gran problema. En los periodos entre las rabietas, están irritables casi todo el tiempo. Explotan con mucha facilidad y tienen una baja tolerancia a la frustración. El diagnóstico del TDDEA reconoce que, en el caso de los niños pequeños, la depresión puede parecerse más a la ira que a la tristeza.

Los síntomas del TDDEA suelen manifestarse antes de los 10 años. No se diagnostica antes de los seis años porque las rabietas son más típicas en los niños pequeños. Para que el TDDEA sea diagnosticado, un niño debe tener aproximadamente tres o más rabietas en una semana. Este comportamiento tiene que presentarse de igual manera cuando el niño está con su familia, sus amigos y sus maestros. Si solo se presenta en uno de estos entornos, probablemente no sea TDDEA.

A diferencia de los niños con trastorno negativista desafiante o TND (ODD, por sus siglas en inglés), estos niños no están enfocados en intentar desafiar a la autoridad. Actúan de forma inapropiada porque experimentan los sentimientos con más fuerza que otros niños, y porque carecen de habilidades de autorregulación.

Trastorno disfórico premenstrual (TDPM)

El trastorno disfórico premenstrual o TDPM (PMDD, por sus siglas en inglés) es un trastorno que afecta a algunas mujeres y niñas en la semana anterior a su menstruación, cuando las hormonas aumentan considerablemente. Los síntomas son similares a los del síndrome premenstrual o SPM (PMS, por sus siglas en inglés), pero son tan graves que repercuten seriamente en la vida cotidiana. Mientras que el SPM puede causar preocupaciones, es probable que una niña con TDPM experimente sentimientos más cercanos a un episodio depresivo mayor.

Las niñas con TDPM pueden sentirse deprimidas, ansiosas o enojadas. Pueden llorar por poco o ningún motivo. También pueden tener problemas para concentrarse y mantenerse enfocadas en sus tareas. Pueden sentirse abrumadas y preocupadas de que todo el mundo esté enojado o descontento con ellas. Los síntomas físicos, como cólicos, dolores de cabeza, dolores corporales y sensibilidad en los senos son comunes.

Los síntomas suelen comenzar entre 5 y 8 días antes de la menstruación, pero pueden empezar antes, y desaparecen una vez que comience el periodo. El inicio del TDPM puede ser en cualquier momento después de la pubertad.

Trastorno afectivo estacional (TAE)

El trastorno afectivo estacional (TAE) es un tipo de depresión que surge y desaparece junto con los cambios de estación. Tiene los mismos síntomas que el trastorno depresivo mayor, pero solo se produce durante determinados meses del año. Su nombre técnico es “trastorno depresivo mayor con patrón estacional”.

La mayoría de las personas que experimentan el trastorno afectivo estacional se deprimen en otoño e invierno, posiblemente porque la disminución de la luz solar en invierno afecta las sustancias químicas del cerebro, las cuales a su vez afectan al estado de ánimo y los niveles de energía. Pero para algunas personas, los episodios depresivos se desencadenan en verano.

Para que se consideren señales de TAE, los síntomas no pueden estar relacionados con algún acontecimiento que se haya producido dentro del periodo de tiempo en el que se presentaron, como los sucesos en casa o en la escuela durante el invierno.

Tratamiento de la depresión

El tratamiento puede ser muy eficaz para los niños y adolescentes que están luchando contra la depresión. Incluye tanto la medicación como diferentes tipos de terapia.

Muchos profesionales de la salud mental recomiendan que si un niño está tomando medicación antidepresiva también debe participar en la terapia. La medicación puede reducir los síntomas de la depresión, pero la terapia enseña a los niños habilidades para manejar sus estados de ánimo y enfrentar los sentimientos incómodos de manera saludable.