Lo sentimos, la página que busca no tiene versión en español. Puede hacer una nueva búsqueda o visitar la página de Temas populares.

Estoy muy unida a la niña que cuido, pero he aceptado un nuevo trabajo. ¿Cómo puedo ayudarla en la transición a una nueva niñera?

Escrito por: Alexandra Levine, MS, CCC-SLP

Experto clínico: Alexandra Levine, MS, CCC-SLP

P ¿Cuál es la mejor manera de ayudar a un niño pequeño en la transición a una nueva niñera? Estoy muy unida a la niña que cuido. La veo más a menudo que sus propios padres. Ahora tengo que hacer la transición a un nuevo trabajo y no podré cuidarla. Yo estaría encantada de verla a menudo después y hacer una transición lenta, pero sus padres piensan que es mejor que no la vea durante un par de meses después. En el caso de una niña pequeña que es socialmente ansioso (y en el caso de los niños en general), ¿cuál es el mejor enfoque para ayudarlos en la transición?

En el caso de los niños ansiosos y de los niños pequeños en general, siempre que se vaya a producir una transición, la preparación es fundamental. Es importante hablar de ello con antelación, ser abiertos al respecto y ser concretos. Los padres deben ser muy claros: “Nuestra niñera se va a un nuevo trabajo”. Incluso pueden animar a los niños a hacer algunas preguntas como: “¿Quieres preguntarle dónde irá?”, o “¿tienes alguna pregunta para ella?”. De este modo, el niño se sentirá involucrado y preparado. Yo no lo haría con demasiada antelación porque el tiempo es bastante abstracto para los niños pequeños. A menudo, una cuenta regresiva visual puede ser muy útil. Esto puede ser algo tan sencillo como cadenas de papel que cada mañana puedan arrancar y decir: “Tres días más y luego se irá a su nuevo trabajo”. También puede ser útil utilizar actividades o eventos importantes en la vida del niño para que el tiempo sea más significativo (por ejemplo, después de tu excursión, o después de tu cumpleaños).

También podría ser útil presentar a la nueva niñera con anticipación. Usted puede organizar una visita o simplemente una llamada telefónica o a través de video, para que sepan quién va a venir. Cualquier cosa que pueda hacer para ayudar al niño a apropiarse de la situación es excelente, como decir: “¿Puedes enseñarle tu habitación? ¿Puedes enseñarle dónde guardamos los cereales?”. De este modo, los niños se sentirán parte de la transición y no como si les estuviera ocurriendo solo a ellos.

También puede probar otras formas de ayudarlo a pensar en lo que ocurrirá, como usar libros o programas de televisión, o incluso jugar con muñecas o juguetes. De esta manera ellos pueden anticipar cómo lucirá o se sentirá la transición. Pueden planificar lo que le mostrarán a la nueva niñera cuando llegue, o lo que le dirán.   

Es importante ser concreto y definitivo sobre la transición (por ejemplo: “Nuestra niñera tiene un nuevo trabajo. Ya no cuidará de ti ni de tu hermano”). Sin embargo, usted puede seguir formando parte de la vida del niño. De hecho, puede ser beneficioso, para que no parezca que las personas de su vida desaparecerán. La idea es que las personas pueden ir a nuevas escuelas o a nuevos trabajos, pero podemos seguir hablando con ellas y viéndolas de vez en cuando. Si bien usted querrá que el niño se adapte a su nueva rutina con la nueva niñera, visitarlo o llamarle de vez en cuando puede ayudarlo a mantenerse en contacto con usted.

Por último, los padres suelen tener muchas preocupaciones propias y proyectan muchos sentimientos que el niño puede o no tener. Algunos niños pueden expresar tristeza, mientras que otros pueden no mostrar ninguna reacción. No hay una forma correcta de sentir. Lo importante es ser abiertos y concretos, aceptar las preguntas y seguir validando sus sentimientos. En general, intente simplemente permanecer neutral y ver qué reacción tiene la niña.

La última revisión de este artículo se realizó el 25 de noviembre de 2022.