Lo sentimos, la página que busca no tiene versión en español. Puede hacer una nueva búsqueda o visitar la página de Temas populares.

Mi hija de 4 años dice que es mala y que nadie la quiere en la escuela. ¿Qué podemos hacer?

Respuesta de Jennifer Louie, PhD

P Mi hija de 4 años de repente ha estado teniendo problemas con las amistades en la escuela. Le ha pegado a otros niños, ha tirado juguetes, ha mentido y ha amenazado a otros niños. Nos dice que los niños son malos con ella y se obsesiona mucho con las situaciones. Nos dice que es mala y que nadie la quiere. Ahora odia la escuela. Esto nos rompe el corazón y nos sentimos desorientados. ¿Qué podemos hacer?

Es desgarrador escuchar a su hija decir cosas malas sobre ella misma o decir que odia la escuela, especialmente cuando es tan joven y tiene tanta escuela por delante. Es posible que ustedes hayan estado tentados a responder cosas como: “no eres mala”, “a todos les caes bien” o “¡te encanta la escuela!”. Pero este tipo de comentarios no siempre ayudan.

Una de las primeras cosas que podría sugerir es aprender más sobre lo que está pasando. Intente pasar algún tiempo jugando con su hija a solas y deje que ella tome la iniciativa para que se sienta cómoda. Mientras juegan, hable de la escuela. No querrá hacerle demasiadas preguntas, pero podría preguntarle con delicadeza cómo es la escuela y cómo la hace sentir. Después, es importante validar lo que ella diga. Usted podría decir cosas como: “A mí también me pondría triste” o “entiendo que te sientas así”.

Empezar así es importante por dos razones. En primer lugar, le da a usted una mejor idea de cómo ayudar. Pero verbalizar cómo se siente y recibir su validación también ayudará a su hija a sentirse menos sola. Le permite saber que sus sentimientos son normales y que sus padres la respaldan.

Acuda también al maestro de su hija. ¿El maestro ha notado patrones con ciertos niños, en determinados momentos del día o situaciones? ¿Cómo maneja el personal estas situaciones, y qué cosas ya han intentado hacer? ¿Qué podrían hacer de manera diferente?

Luego, usted y su hija pueden practicar el juego de roles para situaciones difíciles, como qué hacer si alguien es malo. Usted también podría utilizar “cuentos sociales”, que son historias muy sencillas pero atractivas escritas desde el punto de vista de un niño, que lo preparan para diferentes interacciones sociales. También hay libros de cuentos que podría utilizar, como el de Simon’s Hook (El anzuelo de Simón), que habla aerca de qué hacer si alguien se burla de nosotros.

Las citas de juegos probablemente sean aún más útiles. En el caso de los niños de cuatro años, la ayuda más eficaz es la que se da en el momento. Esto se debe a que los niños pequeños pueden sentirse abrumados por sus emociones y necesitan que los adultos intervengan. Así que, por ejemplo, si su hija suele tener problemas con un niño de su clase en particular, organice una cita de juegos. De esta manera, usted podrá guiarlos en el momento para ayudarlos a resolver sus problemas.

Por último, utilice un sistema de recompensas para fomentar y reforzar el buen comportamiento. Algo como una tabla de calcomanías sería estupendo para una niña de cuatro años. Las recompensas no tienen por qué ser muy sofisticadas. Tal vez ella podría recibir una calcomanía por un día completo de ser respetuosa con sus manos o palabras. O, si un día completo es demasiado difícil, podría dividirlo en períodos de tiempo más pequeños, como la mañana y la tarde. Considere la posibilidad de hacer la tabla de forma visual para que sea más atractiva.

Los sistemas de recompensa son una forma eficaz de fomentar el buen comportamiento, pero también ayudan mucho a la autoestima. Cuando su hija vea que lo está haciendo mejor, también empezará a sentirse mejor consigo misma.