Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

Mi hijo de 10 años se ha vuelto muy sensible los últimos dos años, y ahora llora por casi todo. ¿Qué puedo hacer?

Respuesta de Jerry Bubrick, PhD

Q Mi hijo de 10 años se ha vuelto más y más sensible los últimos dos años, y ahora llora por casi todo. Por ejemplo, si se va a quitar los zapatos y cuando le pido que los recoja empieza a llorar. Siempre ha sido muy resistente y sin ningún miedo, pero ahora llora por casi todo. Bromas inocentes, perder en un juego, cualquier tipo de criticismo, un raspón se vuelve en un trauma corporal severo. Ahora, si trato de hablar con él sobre su sensibilidad, él se pone a llorar. También hace deportes, y pensé que esto lo ayudaría con su autoestima y que lo ayudaría a hacerlo menos sensible, pero él se queda fuera de toda la acción del juego y cuando sí juega, no le echa ganas. Si está jugando y comete un error, se rinde inmediatamente o se “lastima” a propósito para dejar de hacerlo. Mi exmarido está 100% en contra de la terapia y por lo tanto no tengo muchas opciones, así que espero que ustedes me puedan dar algún consejo para ayudarme con mi hijo. Él es muy inteligente, pero se ha vuelto adicto a los videojuegos y no quiero que continúe así.

Parece que su hijo necesita desesperadamente aprender habilidades de afrontamiento. Él no sabe qué hacer ni cómo reaccionar cuando le suceden cosas que le molestan. No sabe cómo manejar el rechazo, las derrotas o los errores, y podría estar malinterpretando las bromas juguetonas como una forma de intimidación. Si tuviera mejores habilidades de afrontamiento, sería capaz de responder a estas cosas de una manera más positiva, pero ahora está reaccionando negativamente, llorando, evitando las cosas y rindiéndose.

También podría estar un poco deprimido, lo cual explicaría su sobre sensibilidad. Aunque puede parecer feliz en ciertas áreas de la vida, el hecho de que tenga todas estas reacciones exageradas podría indicar que está deprimido. Así que yo recomendaría que lo evalúen para ver si tiene depresión o algún problema de ansiedad. Al fin de cuentas, el objetivo para que mejore es la terapia que lo ayude a desarrollar habilidades de afrontamiento.

[cjtoolbox Name=”signup-inline-es”]

Trate de replantearle al padre de su hijo la idea de llevarlo a terapia. Lamentablemente, muchas personas tienen este sesgo de que ir a terapia es algo malo, pero aquello por lo que su hijo está pasando es bastante común, y acudir a terapia para obtener ayuda también lo es. Además, la gente tiende a tener la idea de que ir a terapia significa que van a ir a hablar de sus sentimientos más profundos y oscuros con algún tipo desconocido, pero la verdad es que la terapia moderna se trata de tratamientos altamente científicos.

Ir a terapia es más como ir con un entrenador de deportes. Si alguien juega baloncesto, por supuesto que necesitará a un entrenador de baloncesto. Incluso los jugadores de baloncesto profesionales necesitan entrenadores para aprender estrategias nuevas, nuevas habilidades y pensar en diferentes maneras para ser exitosos. Su hijo puede ir a terapia para aprender estas habilidades de afrontamiento y practicarlas una y otra vez, y con el tiempo ya no necesitará al “entrenador”. Pero si no acude con un entrenador, lo más probable es que los problemas que está teniendo empeoren.