Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

Mi nieta de 14 meses aún no ha dicho ninguna palabra y es muy, muy activa. ¿El retraso en el habla es señal de TDAH?

Respuesta de Steven G. Dickstein, MD

Q Tengo una nieta de 14 meses que aún no pronuncia ninguna palabra. Empezó a caminar dentro del rango normal. Antes de eso, ella era una bebé muy irritable que no se calmaba fácilmente a menos que la tomáramos en brazos y siguiéramos moviéndonos. Ahora que se mueve, no para de hacerlo, y se queda sin hacer nada durante mucho tiempo antes de pasar a otra cosa. Me preocupa que pueda tener TDAH. ¿Puede un retraso en el habla ser parte de esa condición?

Catorce meses es realmente muy prematuro en el desarrollo del niño, y es importante tener en cuenta que el desarrollo se produce por rachas y que cada niño puede desarrollarse a diferentes velocidades en diferentes áreas. Un niño puede hablar rápido, ser muy verbal, pero no moverse rápido, o no tener mucha fuerza o coordinación física. O viceversa. En efecto, sí esperamos que los niños digan sus primeras palabras en el primer año, pero hay una amplia gama de condiciones que son normales. La mejor manera de permanecer atento es tener una buena relación con un pediatra de atención primaria y hacer un seguimiento de esos hitos del desarrollo. Lo que es necesario observar, además de los principales hitos, es que haya progreso en todos los frentes: desarrollo emocional, desarrollo social, desarrollo del lenguaje, desarrollo motor. Queremos ver progreso en todas esas áreas.

Si está preocupada, existe un programa nacional llamado intervención temprana (EI, por sus siglas en inglés) que cuenta con fondos federales y que está disponible en todas las comunidades para realizar una buena evaluación exhaustiva de niños pequeños, observar su comportamiento y compararlo con las normas de desarrollo y, si es necesario, implementar servicios. Su responsabilidad es evaluar a los niños menores de tres años y trabajar con los niños que tienen retrasos en el desarrollo, porque cuanto antes reciban ayuda, mejor será el resultado. Los pediatras están muy familiarizados con las evaluaciones de la EI y pueden ayudar a guiar el proceso.

En cuanto a la pregunta de si los retrasos del habla forman parte del TDAH, es importante saber que aunque un niño pueda tener, tanto retrasos del habla como TDAH, se trata de trastornos diferentes. El retraso en el habla no es específico del TDAH, aunque ciertamente los niños con TDAH pueden tener dificultades de aprendizaje coexistentes, incluyendo el retraso en el lenguaje.

Hay que decir que a los 14 meses es muy pronto para saber si un niño tiene TDAH. Nuestros primeros estudios de tratamiento controlado del TDAH se realizan en niños de preescolar, de tres a cinco años, e incluso a esa edad puede ser difícil hacer diagnósticos, porque la capacidad de atención es baja y la impulsividad es alta en todos los niños pequeños. Para hacer un diagnóstico de TDAH, tenemos que ser capaces de observar el comportamiento que está fuera del rango normal de desarrollo de los niños a esa edad, y asegurarnos de que la diferencia no se debe a algún otro trastorno, factor ambiental estresante o enfermedad médica.

Otra cosa que hay que tener en cuenta sobre un niño pequeño difícil de manejar es que hay buenas terapias de entrenamiento del comportamiento basadas en la evidencia (terapia de interacción padres-hijos o PCIT, por sus siglas en inglés, los “años maravillosos” y otras) que pueden ayudar a los adultos y a los niños de voluntad férrea a llevarse mejor y aumentar la obediencia, incluso si no cambia el nivel de hiperactividad o impulsividad del niño. Este tipo de intervención puede ayudar a fomentar un buen apego, ayudando a los padres a encontrar el equilibrio entre seguir el impulso del niño y establecer límites firmes, claros, consistentes y amorosos.

Como abuela, por supuesto, usted necesita expresar sus preocupaciones de una manera que sea constructiva, y no alarmista, para que los padres del niño no se sientan criticados y puedan escuchar lo que usted les dice. La mejor manera de empezar es animarlos a que supervisen el desarrollo de su nieta en todos los ámbitos y a que se mantengan en contacto con su pediatra.

[cjtoolbox Name=”signup-inline-es”]