Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

Preguntas para el médico que prescribe los medicamentos a su hijo

Consejos para minimizar los efectos secundarios y obtener buenos resultados

Muchos niños que tienen problemas de salud mental se podrían beneficiar con un tratamiento de medicación, por lo general combinado con terapia. Pero encontrar la medicación y la dosis adecuadas lleva tiempo, y los efectos secundarios a veces pueden representar un problema. Por eso, los niños que toman medicamentos deben tener supervisión detallada y constante por un médico.

Es importante encontrar a un médico o psiquiatra que tenga experiencia en el uso de los medicamentos usados para tratar el tipo de problemas que tiene su hijo. El objetivo debe ser encontrar a un proveedor que sea considerado y esté bien informado, y con el que usted y su hijo se sientan cómodos trabajando a largo plazo. El médico de su hijo debe estar disponible para trabajar con usted hasta que la medicación muestre resultados positivos y debe ser capaz de supervisar a su hijo a medida que cambia y crece.

Por encima de todo, usted quiere trabajar con profesionales que se comuniquen eficazmente con usted, que escuchen sus preocupaciones y respondan a sus preguntas. Estas son algunas de las preguntas que cualquier persona que prescriba la medicación a su hijo debería poder responder:

  • ¿Cuál es el nombre genérico de este medicamento y qué sabemos sobre cómo funciona el ingrediente químico activo?
  • ¿Cuáles son los medicamentos alternativos y por qué ha elegido éste?
  • Si es eficaz, ¿qué cambios se verán en mi hijo? (por ejemplo: más calmado, más enfocado, menos nervioso, etc.)
  • ¿Cómo determina cuál es la mejor dosis de este medicamento?
  • ¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?
  • ¿Cómo se mide la eficacia de la medicación?
  • ¿Qué tipo de control realizarán mientras mi hijo esté tomando la medicación?
  • ¿Qué investigaciones se han hecho de esta medicación?
  • ¿A cuántos pacientes ha tratado con esta medicación?
  • ¿Durante cuánto tiempo tiene que seguir tomando esta medicación mi hijo?
  • Si decidimos suspender la medicación, ¿con qué lentitud debemos hacerlo y cómo se controla el proceso de reducción?

Saber lo que no quiere en un médico puede ser tan importante como saber lo que sí quiere. Si el médico le propone una medicación para su hijo sin darle un diagnóstico claro, debería buscar en otra parte. Probar medicamentos para ver si funcionan puede llevar a un tratamiento inadecuado e ineficaz. Las decisiones sobre la medicación deben basarse en el diagnóstico de su hijo, y no al revés. Busque otro médico si el suyo le dice algo como “Si esto funciona, tendremos una mejor idea de qué diagnosticar”.

Otra señal de posibles problemas es si su hijo está batallando y su médico prescribe un medicamento tras otro. Este método hace que sea fácil perder de vista lo que es efectivo y lo que no. Cuando los niños reciben medicamentos para aliviar los efectos secundarios de otros medicamentos, puede ser el momento de pedir una segunda opinión.