Ansiedad por separación: Tratamiento

El trastorno de ansiedad por separación es tratado con terapia conductual. En los casos más graves, los niños que no responden bien a la terapia podrían también beneficiarse de la medicación.

Psicoterapéutico: El tratamiento del trastorno de ansiedad por separación suele incluir terapia cognitivo-conductual o TCC (CBT, por sus siglas en inglés). Este tratamiento utiliza un enfoque que ayuda a los niños a aprender a entender y a controlar sus miedos. También puede utilizarse la terapia de exposición, una forma especializada de TCC. La terapia de exposición funciona mediante la exposición cuidadosa de los niños a la separación en dosis pequeñas y controladas, lo cual los ayuda a reducir su ansiedad a lo largo del tiempo. La TCC también enseña a los niños ciertas habilidades de afrontamiento que los ayudan a sobrellevar la ansiedad.

Debido a que los padres pueden, sin darse cuenta, reforzar la ansiedad cuando están consolando a niños ansiosos, el tratamiento también podría incluir la capacitación de los padres sobre cómo reaccionar ante los ataques de ansiedad de sus hijos. Algunos médicos recomiendan el control de contingencia, que es una forma de reforzar el comportamiento valiente a través de recompensas para los niños por cumplir con sus objetivos de tratamiento.

Farmacológico: Cuando la terapia no es suficiente para ayudar a un niño a controlar sus síntomas, se le puede recetar un medicamento para aliviar su angustia y hacer que la terapia sea más efectiva. Se ha demostrado que una variedad de medicamentos son eficaces para tratar el trastorno de ansiedad por separación. El medicamento de primera línea es uno de los ISRS, o inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. Los ansiolíticos típicos, o medicamentos contra la ansiedad, como las benzodiacepinas, también son eficaces, aunque pueden crear hábito.

Relacionado:

Qué hacer (y no hacer) cuando los niños están ansiosos