TEPT: A qué estar atento

Si un niño ha experimentado un evento perturbador o una serie de eventos, la ansiedad y algunos cambios de comportamiento son parte normal del proceso de afrontamiento. Se podría considerar TEPT si el niño se vuelve distante, recrea su trauma durante el tiempo de juego, regularmente tiene pesadillas al respecto o experimenta dificultades para conciliar el sueño. Los niños pequeños pueden comenzar a orinarse en la cama, volverse demasiado pegajosos con sus padres o incluso olvidar cómo hablar. Algunos niños con el trastorno también desarrollarán un trastorno de ansiedad por separación. Los adolescentes con TEPT podrían mostrar un comportamiento autodestructivo y culpa. 

Relacionado:

Señales de trauma en los niños 

Guía básica sobre el trastorno de estrés agudo