Recibir un diagnóstico de autismo para su hijo puede dejar a cualquier padre abrumado. Parece que hay un gran número de tratamientos disponibles – desde restricciones dietéticas agresivas hasta la musicoterapia. Es difícil saber qué va a ayudar a su hijo y qué va a ser una pérdida de tiempo crucial y  de dinero. Pero la terapia basada en evidencia más ampliamente aceptada es el Análisis de Comportamiento Aplicado, más conocida como ABA.

Se ha demostrado que ABA ayuda a los niños autistas a desarrollar las destrezas necesarias y minimizar los comportamientos no deseados, como la autolesión, y se ha demostrado que es exitoso para los niños de todo el espectro autista, de leve a severo. Su eficacia está respaldada por cientos de estudios.

La evolución del Análisis de Comportamiento Aplicado

Pero la propia ABA es confusa porque puede tomar muchas formas. Lo que tienen en común, explica la
Dra. Susan Epstein, neuropsicóloga clínica del Child Mind Institute, es que “se basan en un concepto simple: los comportamientos que se refuerzan aumentarán; los comportamientos que no se refuerzan reducirán y desaparecerán “.


La forma más temprana de ABA, llamada Entrenamiento de Prueba Discreto (DTT, por sus siglas en inglés), fue el trabajo del Dr. O. Ivaar Lovaas en los años 60. Estaba extremadamente estructurado, descifrando y dividiendo por partes habilidades y comportamientos deseables para que los niños aprendieran en pequeños componentes “discretos”. Un niño sería conducido a través de una actividad diseñada para enseñar cada componente, repitiendo la actividad exactamente de la misma manera muchas veces, ganando una recompensa por cada terminación acertada y, en algunos casos, castigo para comportamiento no deseado. El entrenamiento se realizaba hasta 40 horas a la semana.

Nuevos enfoques de ABA

En las décadas siguientes, la DTT ha sido actualizada y se han desarrollado otras formas de ABA que implican “enseñanza incidental” – ayudar a los niños a aprender en el contexto del juego u otras actividades que normalmente serían parte de su día.

“La idea es aprovechar algo que el niño está haciendo de todos modos, en lugar de hacer que se sienten a una mesa y poner los pies en el piso y las manos en el regazo, y pedirles que pongan una pieza en forma de triángulo en un rompecabezas “, dice la Dra. Catherine Lord, directora del Centro para el Autismo y el Cerebro en Desarrollo en el Weill Cornell Medical College y el New York Presbyterian Hospital. “Si estás jugando, entonces es más probable que sigas aprendiendo esto y lo recuerdes y quieras hacerlo de nuevo”.

Con los enfoques más recientes, no todas las actividades de aprendizaje deben ser pre-planificadas por el terapeuta. La Dra. Lord da un ejemplo: “Si fuimos al baño y el niño presionó un dispensador de toallas y la toalla salió y él estaba emocionado, entonces podría alentarlo a presionar de nuevo para obtener la toalla la próxima vez, y hacer que él aprenda a cojer la toalla por sí mismo. Esa enseñanza es incidental en el sentido de que no planeaba, originalmente, ir al baño y hacer que lo presionara, y hacerlo 20 veces”.

Los profesionales de ABA ahora tienen una gama de técnicas para elegir o combinar en su trabajo con niños. Aquí está un desglose de las principales estrategias de enseñanza que caen bajo el ABA.

Entrenamiento de Prueba Discreta (DTT)

El entrenamiento discreto, la “marca” original de ABA diseñada para niños pequeños en el espectro, sigue siendo la forma más estructurada de ABA. Siempre se se realiza de manera individual. El niño se sienta en una mesa, y el terapeuta pone los materiales delante del niño. Al niño se le da una tarea para realizar con el material – por ejemplo, escoger el triángulo, o decir el sonido “ba” – y cuando lo hace bien, es recompensado con lo que se llama un “refuerzo primario”: un chocolatito, unas papitas, una estampilla o pegatina, acceso a un juguete favorito, etc. El castigo ya no se considera una herramienta aceptable en la DTT.

Estos ensayos discretos se repiten un número determinado de veces. “Cuando lo hicimos por primera vez fue siempre 20, no importa lo que estábamos haciendo”, recuerda la Dra. Lord. Y se esperaba que el niño hiciera lo que se le pedía dentro de los tres segundos de haber sido presentado con el material, añade. Si no lo hacía, sería presentado de nuevo, o se le pediría de nuevo, que completara la tarea y obtendría la recompensa.

“Es muy repetitivo”, añade, “pero muy, muy claramente definido, y todo definido por el examinador, para que pueda obtener datos absolutamente precisos a través de la DTT”.

Tratamiento de Respuesta Pivotal (PRT, por sus siglas en inglés)

Pivotal Response Treatment, que fue desarrollado por Laura Schreibman y Robert y Lynn Koegel, psicólogos de la Universidad de California, Santa Bárbara, va más allá de la estricta instrucción orientada a tareas. “El PRT está destinado a ser más impulsado por el niño, en lugar de estructurado más por el terapeuta”, dice la Dra. Epstein. “En lugar de concentrarse en los comportamientos individuales, PRT busca dirigirse a las funciones de desarrollo” pivotales “. Se enfatizan las formas naturales de refuerzo relacionadas con el comportamiento, más que las recompensas tangibles no relacionadas, como un chocolate”.

El concepto es que si construyes estos módulos de aprendizaje en un ambiente más natural, el niño es más propenso a generalizarlos, dice la Dra. Lord. Y el enfoque se centra en la enseñanza de comportamientos que son fundamentales: es decir, podrían conducir a otros comportamientos de avance.

“Usted podría trabajar en comportamientos como mirarme, o imitar, o entregar algo a alguien, o algo que fuera más divertido o socialmente relevante”, añade la Dra. Lord. “Estos comportamientos pueden resultar en que algo más suceda, e iniciar una cascada”.

Con PRT se supone que el terapeuta debe seguir la iniciativa del niño, no iniciar la actividad hasta que el niño se involucre en algo. Pero el terapeuta todavía tiene habilidades en mente que quiere que el niño aprenda.

La Dra. Lord explica: “Si estoy haciendo PRT con un niño que va a kindergarten el próximo año, podría estar pensando, quiero que este niño aprenda las letras. Así que podría poner objetos que tenga letras alrededor de la habitación que creo que podría estar interesado, como bloques que tienen letras o animales que representan diferentes letras. Y los pongo para que parezcan divertidos. Y luego le digo: ‘Oye, ¿qué quieres hacer?’, Podría incluso decir: ‘¿Quieres hacer los bloques o los animales?’, O podría dejarlo libre de elegir. Así que le doy una opción y básicamente no trato de enseñarle a menos que esté bastante seguro de que tengo su atención.

Una recompensa que está relacionada con el comportamiento, en lugar de comida, añade, podría ser dejar que el niño derrumbe los bloques, si es algo que disfruta.

El modelo Early Start Denver (ESDM)

El Early Start Denver Model es una forma más reciente de ABA que se puede hacer en sesiones individuales o de grupo. Desarrollada por los psicólogos Sally Rogers y Geraldine Dawson, implica la creación de actividades que se basan en el juego, como PRT, pero el terapeuta también incorpora ABA más tradicional si es necesario. “Si el niño está tan desenfocado que no puede ni empezar, puede hacer que el niño se siente en una silla y logre que haga la actividad de manera más estructurado”, dice la Dra. Lord.

En ESDM tiene múltiples objetivos dentro de una actividad. Tomemos el ejemplo de poner el triángulo en el rompecabezas. “En la DTT”, explica, “tendría un rompecabezas y yo querría que el niño colocara el triángulo, y yo sólo enseñaría ese triángulo con un rompecabezas. En PRT, podría hacer eso con dos rompecabezas diferentes. En ESDM, una meta todavía podría ser que el niño aprenda el triángulo. Pero también podría tener metas para que este niño tenga la coordinación motriz para meter una pieza en un rompecabezas, y tener la paciencia para terminar algo que involucra tres partes. Otro objetivo podría ser que él me pida que le dé algo que no puede alcanzar. Y entonces otro objetivo podría ser diferenciar el tamaño de las piezas “.

Tener diferentes objetivos dentro de una actividad puede ser muy difícil para el terapeuta, señala la Dra. Lord, “pero usted puede lograr mucho más si se vuelve bueno en esto. Y empieza a darse cuenta, wao, cuando hago esto, puedo estar pensando en un montón de cosas; no tengo que estar pensando solo en meter el triángulo en el rompecabezas.