Por lo general, los medicamentos tienen efectos secundarios que pueden ser leves, moderados o graves. La mayoría de los medicamentos psiquiátricos pueden causar un cierto aumento de peso. Los antipsicóticos que se utilizan actualmente para una serie de condiciones se encuentran entre los principales causantes del aumento de peso, aunque no todos los antipsicóticos causan el mismo grado de sobrepeso.

Hay opciones que producen el mayor nivel de aumento de peso y que también causan el mayor grado de anormalidades metabólicas, ya sea relacionadas con el aumento de peso o que pueden ocurrir solo a causa de la medicación. Por “metabólico” me refiero a los cambios en el nivel de azúcar y grasas en la sangre que tienen un resultado negativo en el riesgo de enfermedades cardiovasculares, similar al provocado por el aumento de peso después de un tiempo.

Nos preocupa este grupo de efectos secundarios debido a su potencial impacto negativo sobre los factores de riesgo cardiovascular y enfermedades como la diabetes, los ataques al corazón y embolias que se podrían dar a futuro. La preocupación es que si el aumento de peso se produce en una etapa temprana de la vida, estas manifestaciones que suelen ocurrir en una etapa más tardía podrían suceder a mediados de la edad adulta y acortar la vida de las personas. Así que estamos realmente preocupados por eso.

Pero, por otro lado, también nos preocupan las enfermedades mentales que de igual manera pueden acortar y perjudicar la vida de las personas. Así que tenemos que sopesar el riesgo de la medicación en comparación con el riesgo de la enfermedad. Pero, ¿cómo podemos reducir el riesgo de aumento de peso con antipsicóticos?

[VIDEO IN PROGRESS]

Medicamentos de bajo riesgo

En primer lugar, deberíamos usar los medicamentos de menor riesgo como primera opción.

En cuanto al aumento de peso, los medicamentos de mayor riesgo son el Zyprexa (olanzapina) y el Clozaril (clozapina). El Clozaril se administra a los pacientes resistentes y es más eficaz que otros. Pero Zypreza no ha demostrado ser mucho mejor que otros y tiene claramente más efectos secundarios.

El Seroquel (quetiapina), que se usa mucho para ciertas condiciones que incluyen incluso las relacionadas con el estado de ánimo, la ansiedad o el sueño, produce un aumento de peso similar al del Risperdal (risperidona), pero causa más anormalidades metabólicas.

En el extremo inferior tenemos a Abilify (aripiprazol), Geodon (ziprasidona) y también Latuda (lurasidona).

No sabemos con exactitud los efectos de Saphris (asenapina), pero podría ser que se ubique en algún lugar intermedio. Por lo tanto, es importante elegir las sustancias de menor riesgo primero, ver si hay alguna reacción, y avanzar solamente si no se produce una reacción en las personas.

Estilo de vida saludable

Al mismo tiempo, la medicación psicotrópica, tanto al prescribirla como cuando empieza a ser tomada, debe siempre ir acompañada de la educación en un estilo de vida saludable. Lo ideal sería hacer ejercicio durante 30 minutos al día, incluso caminar a paso ligero. Comer de manera saludable, sustituyendo la comida rápida por verduras y frutas específicas. Es muy importante también tener comidas en familia.

Se ha demostrado que cuando los miembros de la familia comen juntos la dieta también mejora.

Si su hijo tiene un problema de peso, ya sea previo a la medicación o que se acentuó ahora o que empezó con la medicación, tratar de hacer dieta puede ser muy difícil. Las investigaciones en pacientes no psiquiátricos muestran que los niños tienen más éxito con la dieta cuando los padres también la siguen. Si usted no ayuda a su hijo, no habrá éxito. Necesita cambiar la dieta de toda la familia, y necesita cambiar el patrón de actividades familiares.

La comida en la escuela también puede ser un problema, porque en los Estados Unidos las comidas escolares no son tan saludables como deberían ser.  Pero tal vez usted podría planificar preparar algo de almuerzo en casa y dárselo a su hijo para que lo lleve a la escuela.

Debería ser divertido comer y actuar de manera saludable. Usted puede convertirlo en algo familiar y establecer recompensas, porque es difícil.  Es más fácil aumentar que disminuir de peso. Eso es cierto para todos nosotros, pero cuando se tiene una enfermedad mental o se toman medicamentos, lo es aún más.

Por lo tanto, si usted ya intentó la educación en un estilo de vida saludable y no funcionó, tal vez funcione un programa de control de peso. Vaya a una clínica y solicite orientación. En Internet también está disponible el programa de control de peso de la American Academy of Pediatrics. Una de las cosas que allí se recomiendan es que los padres no sean demasiado estrictos: la dieta debe ser algo flexible y los niños no siempre deben tratar de ser súper buenos porque entonces podrían darse por vencidos.

Añadir medicamentos

Si ya ha probado el estilo de vida saludable y el medicamento de menor riesgo y, ya sea que haya tenido que recurrir a un medicamento de mayor riesgo o que su hijo aun así haya seguido aumentando de peso, hay medicamentos que se pueden añadir para reducir el aumento de peso y los problemas metabólicos, incluso por debajo del umbral de riesgo de dislipidemia o diabetes. Existen dos medicamentos que pueden añadirse. Uno es Glucophage (metformina), que originalmente es un medicamento antidiabético, pero se ha demostrado en 11 estudios que cuando se añade a los antipsicóticos hay una reducción de peso de aproximadamente tres kilos en tres meses. No es una gran cosa, pero se trata de la media, lo que significa que algunos pierden menos peso y otros pierden un poco más. Además, también hay una mejora en las anormalidades metabólicas, particularmente los problemas de azúcar en la sangre y la resistencia a la insulina.

El segundo medicamento es Topamax (topiramato). Es un medicamento antiepiléptico que puede ser añadido y las personas pueden perder peso, igual que en el caso anterior, de aproximadamente tres kilos en tres meses. A veces los niños pueden tener dificultades para encontrar las palabras al hablar, por lo que es importante hacer esto solamente bajo supervisión médica y luego monitorear si su hijo presenta algunos problemas cognitivos.

Esos son los dos medicamentos mejor estudiados, luego hay un par de otros medicamentos que están aprobados para la obesidad pediátrica, pero no se han estudiado lo suficiente en relación con antipsicóticos o medicamentos psicotrópicos. Pero se pueden probar, y usted podría discutirlo con su médico. Hay nuevas combinaciones de tratamientos aprobados para la obesidad, pero creo que solo se debe llegar a eso después de que se haya probado el Glucophage o el Topamax.