En las décadas transcurridas desde su elaboración, el Análisis de Comportamiento Aplicado (ABA, por sus siglas en inglés) se ha convertido en el tratamiento basado en evidencia preferido para ayudar a los niños autistas a adquirir habilidades y disminuir comportamientos que son perjudiciales para ellos, como auto-lesionarse.

A medida que el tratamiento se ha generalizado se ha vuelto confuso porque hay una serie de diferentes enfoques de ABA, desde muy estructurado a menos estructurado, basándose más en el juego. También se ha convertido en controversial, en parte porque la formación de los profesionales que lo implementan varía ampliamente, al igual que la terapia real que ofrecen.

¿Cómo puede el padre de un niño que recibe tratamiento ABA en casa, o de un niño que lo recibe en una clínica o en la escuela, saber si el niño está recibiendo un tratamiento efectivo?

Señales de Alerta

Tameika Meadows, una analista del comportamiento (BCBA, por sus siglas en inglés) con su sede en Atlanta, que está certificada por el consejo con la certificación más alta otorgada por la organización profesional de ese campo, tiene 13 años de experiencia proporcionando terapia directa y asesoría a familias para ayudarles a contratar personal calificado.

Ella nos explica algunas cuáles son algunas de las señales de alerta que podrían indicar que las prácticas ABA no están siendo implementadas adecuadamente:

  •  No es un programa que se ha demostrado en los estudios que sea eficaz.
  •  No hay recolección de datos para registrar los comportamientos y niveles de habilidad del niño para determinar el curso del tratamiento.
  •  No hay supervisión de terapeutas jóvenes o inexpertos.
  • Hay una carencia de personalización del curriculum. Algunas agencias que proporcionan terapeutas de ABA tienen un enfoque de genérico para todos los niños de 2 años o todos los niños de 6 años, independientemente de cuáles sean las necesidades individuales del niño.
  • Existe una falta de técnicas de refuerzo positivo.
  •  Se usa castigo o refuerzo negativo.
  •  Hay mucho enfoque en deshacerse de los comportamientos considerados problemáticos, y poco en el desarrollo de nuevas habilidades y comportamientos.

Una característica importante de ABA, explica Meadows, es que la verdadera ABA “siempre va a mirar qué déficits de habilidades tiene este individuo que están llevando a un comportamiento problemático. Porque la conducta problemática no ocurre en el vacío. “Hay una razón por la que el niño está haciendo lo que está haciendo. Por ejemplo, un niño que no es capaz de verbalizar sus deseos puede frustrarse y autolesionarse o desplomarse. “Así que si me llevo eso, realmente no he resuelto nada”, dice.

Qué buscar en un terapeuta de ABA

Si ha elegido el Análisis de Comportamiento Aplicado para un niño en el espectro de autismo, ¿cómo encontrará un terapeuta de ABA en quien pueda confiar?

Los profesionales más altamente acreditados de ABA se llaman analistas de comportamiento certificados por el consejo, o BCBAs. El entrenamiento para esta credencial implica comenzar con un título de maestría en un campo relacionado como la terapia del habla, educación especial o psicología. A partir de ahí, varios cursos de ABA son requeridos, después de lo cual el candidato tiene que pasar un examen. Después de eso, él o ella tiene que completar 1.500 horas de trabajo de campo mientras se reporta a un supervisor.

Una nueva certificación

La demanda de BCBAs es tan alta, muchos de ellos no ofrecen terapia directa y en cambio consultan, ayudando a las familias a contratar a profesionales calificados que pueden no tener la certificación BCBA, pero son supervisados ​​de cerca por alguien que lo hace.

Meadows es una de esas asesores. Ella trabaja con las familias para identificar las necesidades del niño y encontrar un terapeuta que encaje bien. “Por ejemplo, si estoy trabajando con un cliente y el niño tiene mucho comportamiento de auto-lesión, eso me dice de inmediato qué experiencia necesito en mi personal”.

A menudo se enfrenta a situaciones en las que las familias contratan a estudiantes universitarios que no tienen una gran cantidad de entrenamiento de análisis de comportamiento aplicado. Lo primero que hace es asegurarse de que el estudiante tiene un supervisor con una certificación BCBA y un historial en un campo relacionado.

Una de las rutas que recomienda que las familias sigan es contratar a alguien con la nueva credencial de técnico de conducta registrada (RBT). El consejo de Certificación de Análisis de Conducta (BACB) – la misma organización responsable de la credencial BCBA – creó el programa de certificados RBT en respuesta a la escasez de BCBAs.

Un RBT es un paraprofesional que trabaja directamente con el niño para implementar ABA bajo la supervisión de un BCBA. El supervisor realiza la evaluación del niño y diseña el plan de tratamiento. Los requisitos para la RBT implican sólo un diploma de escuela secundaria, una verificación de antecedentes y 40 horas de formación, que se puede hacer por Internet. La RBT también debe pasar un examen y una evaluación de su dominio de las habilidades pertinentes, sobre la base de la observación de su trabajo con un niño.

Otros tipos de entrenamiento para el análisis de comportamiento aplicado

Pero muchos otros profesionales que practican ABA no están acreditados por el BACB. Pueden ser terapeutas ocupacionales o patólogos del habla / lenguaje o psicólogos clínicos. Algunos pueden tomar cursos en ABA diseñados por el BACB sin obtener una credencial. Y algunos obtienen su entrenamiento de ABA de cursos ofrecidos por programas específicos de ABA, como el Pivotal Response Training (PRT) y el Early Start Denver Model (ESDM), que ofrecen sus propias credenciales.

La Dra. Catherine Lord, directora del Centro para el Autismo y el Cerebro en Desarrollo en el Weill Cornell Medical College y el New York Presbyterian Hospital, señala que la variación en el entrenamiento puede hacer que las cosas sean confusos para los padres. “Es aterrador que las normas sean tan vagas y variables”.

Añadió que si bien hay pruebas de que más educación y capacitación en los profesionales de ABA mejora la tasa de respuesta de los niños, no hay evidencia de que una forma particular de entrenamiento produce mejores resultados de tratamiento que otra.

Estados y compañías de seguros

Algo que complica las cosas aún más para los padres es el hecho de que los diferentes estados y compañías de seguros tienen diferentes requisitos. Para obtener una licencia, un estado dado podría simplemente requerir capacitación en un enfoque conductual para el aprendizaje, mientras que una compañía de seguros podría restringir el reembolso sólo a un proveedor BCBA, o a uno que posea un doctorado.

Ari Ne’eman, quien es presidente y cofundador de la Autistic Self Advocacy Network, sostiene que mucho de lo que se reembolsa como ABA puede ser alguna otra terapia, algo que él señala puede no ser algo malo.

“Debido a que ABA ha sido incluido en la cobertura de manera mandatoria por muchas leyes estatales de seguro de salud, muchos profesionales llamarán lo que están haciendo ABA, incluso cuando no es ABA”, dice Ne’eman. “Así que usted tiene mucha gente que en realidad puede estar practicando metodologías totalmente diferentes, puede estar practicando Floortime, puede estar haciendo cosas con la patología del habla / lenguaje o terapia ocupacional, que es muy buena, y para fines de seguro la van a llamar ABA. “

¿En el consultorio o en la casa?

Una cuestión que los padres deben considerar es si tener un tratamiento de ABA en casa o en un entorno clínico. Aunque el tratamiento en el hogar puede ser más conveniente, señala el Dr. Lord, en un consultorio un niño bajo la evaluación de varios terapeutas con diversos tipos de experiencia. “Hay más gente para ver cómo van las cosas, detectar problemas, y entre ellos discutir problemas. En casa, hay menos mentes trabajando en las cosas “.

El Dr. Lord añade que la preocupación no es que los niños que reciben ABA en casa están siendo maltratados, pero que los diferentes terapeutas que un niño puede estar viendo para varios problemas pueden no estar funcionando bien juntos. “Cada uno dice individualmente, ‘Va muy bien’, pero no se están reuniendo para decir ‘¿Qué está pasando aquí?’ Nos enfocamos mucho en ver si lo que estamos haciendo es efectivo, no si estamos haciendo la cosa más efectiva”.

Ya sea que opte por el tratamiento en el hogar o el tratamiento clínico, es importante que las familias aprendan las técnicas para extender el aprendizaje más allá de las horas de terapia.

Una buena experiencia ABA

Stephanie Kenniburg ha sido extremadamente feliz con el tratamiento que su hijo Holden, ahora 6, ha recibido. Los Kenniburgs viven en el área de Detroit y esperaron un año para que Holden saliera de una lista de espera para que pudiera comenzar ABA. Pero en ese año desde que comenzó, ella ha visto una enorme diferencia en él.

“Él se centrará más en las tareas, en particular con el tipo de plan de conducta que tenemos con él donde sabe que primero tiene que hacer su tarea y luego llega a hacer su cosa divertida u obtener su recompensa”, dice. “Creo que realmente disfruta de la estructura. Lo hace mejor en ese tipo de situación “.

Y ella dice que Holden se ha abierto más socialmente. Está más comprometido con el mundo que lo rodea y con otras personas. “Él está empezando a hacer preguntas a la gente que no son sólo pertenecientes a él”, dice. “Él está preguntando ‘¿Qué estás haciendo?’ Está realmente interesado en lo que otros a su alrededor están haciendo, algo que no hacía antes. Antes solo se enfocaba en lo suyo.

Sus maestros y el asistente de la clase han notado el cambio también. Y la ABA trabajó rápidamente para Holden. “Comenzamos a notar cambios probablemente dentro de los primeros meses”, dice Kenniburg. “Estaba haciendo las cosas mejor en la escuela. Su vocabulario estaba mejorando; estaba empezando a hablar y a socializar con nosotros más. Es un niño completamente diferente al que era hace un año.