Aunque todos quisiéramos que los adolescentes se abstuvieran del uso del alcohol, la marihuana y de otros tipos de drogas recreativas, las cuales son todas ilegales para los menores de edad, los padres realistas saben que la mayoría de los niños van a ser expuestos a ellas, y que muchos otros van a probarlas. Así que, ¿cómo podemos saber si nuestros hijos están llegando a un territorio peligroso y del cual es muy difícil regresar?

Algunas drogas deberían ser cause de preocupación inmediata: la heroína, los opiáceos, la cocaína y las metanfetaminas. En el caso del alcohol y la marihuana, de las cuales hay en abundancia en algunas high schools, algunas señas de que su hijo puede estar desarrollando un problema grave incluyen lo siguiente:

  • Su hijo está intoxicado con frecuencia, usa las sustancias antes o en la escuela, y esconde el alcohol y las drogas en su habitación.
  • Su hijo ha estado faltando a la escuela con frecuencia, o su nivel de desempeño en la escuela ha disminuido.
  • Ha cambiado de amigos o ha dejado de hacer ciertas actividades que anteriormente le interesaban.
  • Ha estado exhibiendo comportamientos peligrosos, como pelearse con la gente o manejar intoxicado.
  • Ha desarrollado una tolerancia hacia la sustancia de preferencia, y por lo tanto, tiene que tomar una dosis más grande para llegar al efecto deseado.
  • Exhibe síntomas de abstinencia si no ha estado bebiendo o usando.
  • Ha intentado disminuir el uso de drogas y alcohol o tratado de controlarlo y ha fallado.
  • Tiene un trastorno psiquiátrico que podría elevarse por el uso de sustancias, los medicamentos estimulantes pueden causar episodios maniacos, y la marihuana, el alcohol y los opiáceos pueden causarles depresión a los niños que ya tienen una vulnerabilidad.
  • Está tomando medicamentos para otro trastorno psiquiátrico; el uso de las drogas ilícitas o el alcohol puede interferir con la eficacia del medicamento, ya que la dosis ha sido calculada para tener efecto en un cerebro normal, no en uno que ya ha sido alterado por otras sustancias.

Relacionado: Cómo hablar con su adolescente sobre el uso de sustancias