Cuando los adolescentes están teniendo dificultades con problemas emocionales, a menudo recurren al consumo de alcohol o drogas para ayudarlos a manejar los sentimientos dolorosos o difíciles. En esto no se diferencian de los adultos. Pero debido a que los cerebros de los adolescentes todavía se están desarrollando, los resultados de la “automedicación” en ellos pueden ser más problemáticos de inmediato.

A corto plazo, el uso de sustancias puede ayudar a aliviar síntomas de salud mental no deseados como desesperanza, ansiedad, irritabilidad y pensamientos negativos. Pero a más largo plazo, los exacerba y, a menudo, termina en abuso o dependencia. En los adolescentes, el uso de sustancias pasa de la experimentación a un trastorno grave mucho más rápido que en adultos, y esa progresión es más probable que ocurra en niños con trastornos de salud mental que en otros niños.

“La regla general es que casi la mitad de los niños con trastornos de salud mental, si no reciben tratamiento, terminarán teniendo un trastorno por el uso de sustancias”, explica Sarper Taskiran, MD, psiquiatra de niños y adolescentes del Child Mind Institute. Un estudio realizado en el 2016 con 10,000 adolescentes descubrió que dos tercios de los que desarrollaron trastornos por consumo de alcohol o sustancias, habían experimentado al menos un trastorno de salud mental.

El uso de sustancias también interfiere con el tratamiento de los trastornos de salud mental, y empeora el pronóstico a largo plazo para un adolescente que ya lucha con uno. ¿Cómo podemos ayudar a estos jóvenes a evitar la trampa del uso de sustancias cuando todo parece estar contra ellos?

¿Por qué los niños con trastornos de salud mental son propensos al uso de sustancias?

Los niños que son ansiosos o depresivos pueden sentirse más emocionalmente “balanceados” si beben o fuman marihuana. En los niños con ansiedad social, esto puede calmar la ansiedad lo suficiente como para permitirles funcionar dentro de un grupos de compañeros. Y como sus amigos lo hacen, no está estigmatizado como lo está el tomar medicamentos.

“La preparación antes de ir a divertirse tiene mucho que ver con la ansiedad”, señala Jeannette Friedman, trabajadora social (MSW) que trabaja con familias de adolescentes con problemas de uso de sustancias. “Los amigos están diciendo ‘Vamos a divertirnos un poco antes de ir a la verdadera fiesta’. Pero, de hecho, la mayoría siente que lo necesitan para calmarse lo suficiente para poder entrar en un grupo donde se sentirán expuestos y criticados”.

Un adolescente con ansiedad podría comenzar fumando marihuana para calmarse antes de los eventos sociales, y pronto se encontrará fumando todas las mañanas solo para llegar a la escuela. “He tenido niños muy estresados ​​que dicen: ‘Me drogué antes de ir a la escuela porque me pongo muy ansioso cuando pienso en el comienzo del día escolar’”, dice la Sra. Friedman. “‘Si fumo un poco de hierba, no me siento tan ansioso'”.

Los niños que están deprimidos pueden consumir alcohol o marihuana para animarse, señala el Dr. Taskiran, y mitigar la irritabilidad que es un síntoma de la depresión adolescente. “Ellos saben que hay algo malo con ellos”, dice. “No disfrutan de las cosas, no se sienten felices. Entonces, si sus compañeros le ofrecen una droga que los hace feliz, a menudo es lo primero a lo que acuden”. El uso de sustancias puede calmar los pensamientos negativos que afectan a los niños deprimidos.

También es común que los niños con problemas de salud mental o de aprendizaje desarrollen problemas de autoestima, una sensación de que hay algo malo en ellos o que tienen defectos. Cuando estos niños llegan a la adolescencia, con su enfoque en adaptarse, la Sra. Friedman dice que “realmente quieren ser normales y no se sienten normales. Y eso significa que son más vulnerables cuando alguien pasa una droga, porque solo están tratando de sentirse mejor”.

¿Por qué el consumo de alcohol es más riesgoso para los adolescentes?

El alcohol afecta a los adolescentes de manera diferente que a los adultos. Mientras que los adultos tienden a ser más moderados y calmados por el alcohol, en los adolescentes sucede lo contrario. Tienden a volverse más enérgicos, a comportarse de forma más arriesgada y a volverse más agresivos.

El Dr. Taskiran usa el ejemplo de manejar. “Cuando los adultos beben y conducen, te preocupas por reducir la velocidad de los reflejos y los lapsos de atención, como no poder ver una señal de alto”, explica. “Pero con los adolescentes, nos preocupa que se vayan a activar más. No es que no vean la luz roja, sino que podrían intentar cruzarla”.

Esto es especialmente peligroso para los niños con TDAH, que ya son impulsivos. Y el uso de sustancias hace que los adolescentes deprimidos sean más propensos a la conducta suicida impulsiva. “El adolescente seguirá deprimido”, dice el Dr. Taskiran, “pero las cosas que generalmente lo detienen no estarán allí mientras esté intoxicado, como el amor por la familia o la creencia de que va a mejorar”.

¿Por qué los adolescentes se vuelven adictos más rápido?

El consumo de alcohol o drogas en adolescentes se acelera muy rápidamente cuando existe un trastorno de salud mental no tratado. “En unos meses podemos ver un uso problemático”, dice el Dr. Taskiran.

¿Por qué son diferentes a los adultos? En el cerebro adolescente, las vías entre las regiones aún se están desarrollando. Es por esto que los adolescentes aprenden cosas nuevas rápidamente. Esta “plasticidad” significa que el cerebro se habitúa fácilmente a las drogas y al alcohol. “Si empiezas a beber a los 30, no te vuelves adicto tan rápido como si comienzas a beber a los 15”, agrega la Sra. Friedman.

El alcohol y las drogas también afectan las mismas regiones del cerebro que están en juego en los trastornos de conducta como el TDAH y el ODD, dice el Dr. Taskiran. Los adolescentes que tienen esos trastornos obtienen más satisfacción de las sustancias y son más propensos a volverse adictos. “Biológicamente, obtienen más de la droga”, agrega, “por eso se enganchan más a ella”.

Es importante saber que el consumo de sustancias puede haber perturbado la vida de una persona joven, incluso si no es técnicamente dependiente de la droga. Esto es especialmente cierto para los jóvenes con trastornos de salud mental. “Es posible que no vea la abstinencia, que no vea el deseo, que son los síntomas distintivos de la dependencia”, dice el Dr. Taskiran. “No obstante, el impacto en su vida social y académica, o en términos de su bienestar mental, todavía podría ser grande”.

¿Por qué el uso de sustancias empeora la depresión y la ansiedad?

El “automedicarse” con drogas recreativas y alcohol funciona temporalmente para aliviar los síntomas de ansiedad o depresión porque afectan las mismas regiones cerebrales que los trastornos. Pero el resultado es que los adolescentes se sienten incluso peor cuando no los usan. Esa es una razón por la que el uso de sustancias es un factor de riesgo para el suicidio en niños con depresión, señala el Dr. Taskiran.

Otro efecto negativo del uso de sustancias es que socava el tratamiento. Primero, disminuye el compromiso del adolescente con la terapia y, por lo tanto, su efectividad. Segundo, si él está tomando medicamentos recetados, puede disminuir la efectividad de ese medicamento. “Las drogas y los medicamentos se dirigen a las mismas áreas del cerebro”, explica el Dr. Taskiran. Cuando los medicamentos tienen que competir con las drogas o el alcohol, son menos efectivos. “Además, no es raro que los niños que usan sustancias no se tomen sus medicamentos”.

Psicosis y uso de sustancias

Michael Birnbaum, MD, es un psiquiatra que dirige un programa de tratamiento temprano para jóvenes que han tenido un primer episodio psicótico, lo que generalmente indica el inicio de la esquizofrenia. El Dr. Birnbaum estima que al menos el 50 por ciento de sus pacientes tienen al menos algún antecedente de uso de drogas y alcohol. Manejar el uso de sustancias es importante para el proceso de recuperación, dice. “Las personas que todavía están consumiendo tienen más probabilidades de tener dificultades contra los síntomas psicóticos en curso, y también tienen más probabilidades de tener una recaída”.

La mayoría de las personas que asisten al programa de tratamiento temprano acaban de ser hospitalizadas, señala, y están ansiosos por asegurarse de que no vuelva a suceder. “Entonces, parte de la discusión es ¿cómo podemos prevenir una recaída?”, continúa. En el programa del Dr. Birnbaum, los médicos trabajan para comprender qué estaba haciendo el uso de sustancias para el paciente. “Puede parecer obvio para nosotros”, dice. “Está bien, debe dejar de usarlo ahora”. Pero puede haber otras razones para el uso continuado que, para el paciente, superan los riesgos”.

El Dr. Taskiran se hace eco de ese enfoque. “Lo último que diría desde el primer momento a uno de mis pacientes es: ‘La marihuana es mala para ti’ porque el niño ha escuchado eso de los maestros, los padres, la televisión, en todas partes. Entonces, en lugar de eso, lo que digo es: “¿Qué está haciendo por ti? ¿Qué estás sacando de esto? ”

Todo comportamiento tiene un propósito, incluso si es autoflagelante o riesgoso. “Si está tratando de quitarle algo a un adolescente, necesita reemplazarlo con algo”, dice el Dr. Taskiran. “Entonces, en lugar de simplemente decir, ‘No hagas eso, es malo para ti’, estamos tratando de reemplazar la necesidad de sustancia con una estrategia de afrontamiento, con herramientas para combatirlas sin las sustancias”.