Resumen

Los niños con trastorno reactivo del apego, también conocido como RAD en inglés, fracasan al formar el vínculo esencial que se desarrolla entre un niño y sus cuidadores primarios. Sucede a menudo en niños que han sido sometidos a un abandono u abuso extremo, o que experimentaron cambios repetidos en los cuidadores que les daban oportunidades limitadas para formar apegos selectivos. El diagnóstico se limita a niños entre las edades de 9 meses y 5 años que no satisfacen los criterios para el trastorno del espectro autista, pero que es una afección que dura toda la vida que causa dificultades significativas interactuando tanto con adultos como con pares.

Síntomas

  • Afecto positivo o sonrisa limitados
  • Episodios inexplicables de irritabilidad
  • Conducta triste, temerosa, inhibida o introvertida con los cuidadores
  • Falta de respuesta al consuelo cuando se ofrece
  • Intentos de cuidar o tranquilizarse en momentos de sufrimiento en oposición a buscar consuelo de parte de cuidadores, con frecuencia calmándose más rápidamente sin la presencia de un adulto
  • Falta de reacción ante los intentos de los cuidadores de interactuar o ante otros que se mueven en un cuarto
  • Falta de participación en actividades interactivas o movimientos como estirarse al ser alzado o responder a un juego del escondite

Tratamiento

El tratamiento para el trastorno reactivo del apego en general involucra tanto al niño que ha sido diagnosticado como a sus cuidadores actuales. Se sabe que la psicoterapia para el niño, la terapia familiar, la capacitación de la crianza y los servicios de educación especial han sido útiles.