Resumen

Las funciones ejecutivas son destrezas mentales que todos usamos a diario para hacer cosas. Las usamos para establecer metas, planificar cómo vamos a hacer algo, priorizar, recordar cosas, manejar nuestro tiempo y posesiones, y terminar lo que comenzamos. Algunos niños tienen debilidades en las funciones ejecutivas, y sin tener en cuenta lo brillantes que son, tienen problemas para hacer la tarea escolar y como resultado, mantenerse al día.

Los problemas de las funciones ejecutivas a menudo van de la mano con el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés), pero es posible que los niños que no sufren este desorden también luchen con ellos.

Señales de dificultades con las funciones ejecutivas

Problemas de organización:

  • Perder u olvidar artículos importantes de forma habitual
  • Imposibilidad de mantener una sala, escritorio o armario limpio

Problemas con el manejo del tiempo

  • Tener problemas para estar a tiempo debido a desorganización o planificación insatisfactorias
  • Dificultad para pasar de una tarea a la otra de una manera oportuna

Tener problemas para desempeñarse en la escuela:

  • Dificultad para memorizar datos, asimilar información importante, organizar pensamientos por escrito, resolver problema de múltiples pasos y completar y entregar tareas para el hogar.

Cómo ayudar

Si sospecha que su hijo tiene debilidades en las funciones ejecutivas:

  • Hable con la maestra de su hijo y pídale que le haga un resumen de las cosas con las que su hijo tiene problemas.
  • Pregunte si la psicóloga escolar puede observar a su hijo en el aula. Esto puede aclarar las cosas con las que él parece estar teniendo problemas, lo que le ayudará a decidir si el examen es apropiado.
  • Hágalo examinar. La manera más completa de evaluar los problemas en las funciones ejecutivas de un niño es una evaluación neuropsicológica hecha por un profesional. A los niños también se los puede examinar usando cuestionarios, como el inventario de evaluación de conductas de las funciones ejecutivas (BRIEF, por sus siglas en inglés), o una observación y evaluación como el Sistema de Evaluación Cognitiva (CAS, por sus siglas en inglés) hecha por un psicólogo.
  • Después de identificar los problemas específicos de su hija, su maestra y psicólogo escolar pueden trabajar en conjunto para encontrar maneras de apoyarla en el aula, concentrándose en las fortalezas y proporcionando ayuda donde sea necesaria. Un especialista en aprendizaje puede enseñar a su hija a desarrollar herramientas y sistemas para apoyar y fortalecer las áreas más débiles. Por ejemplo listas de verificación, agendas y otras herramientas de manejo de organización y tiempo pueden ayudar a los niños a mantenerse organizados en el hogar y en la escuela.