Lo escuchamos de padres frustrados: ¿Por qué mi hijo, a quien le resulta casi imposible permanecer en su silla y concentrarse en la lección en la escuela, puede en cambio sentarse frente a una pantalla de video y quedarse paralizado durante horas? Un niño como este cumple con todos los criterios del trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH (ADHD, por sus siglas en inglés), excepto cuando está en los videojuegos. Y cuando usted le dice que se detenga y venga a cenar, es mejor estar preparado para la resistencia.

Al ver esta combinación de comportamientos los padres se preguntan varias cosas: ¿Los videojuegos realmente causan TDAH? ¿Lo empeoran? ¿O la atención intensa que pone el niño en los videojuegos sugiere que al final de cuentas no tiene TDAH?

Analicemos una cosa a la vez.

Atractivo especial

En primer lugar, “no existe evidencia alguna de que la televisión o los videojuegos causen TDAH”, explica la Dra. Natalie Weder, psiquiatra de niños y adolescentes del Child Mind Institute que ha tratado a muchos niños con este trastorno. Dicho esto, los programas de televisión y los videojuegos de ritmo ultrarápido tienen un atractivo especial para los niños con TDAH.

“Si se piensa en Bob Esponja o en un videojuego, nunca hay un segundo en el que no suceda nada en la pantalla”, señala la Dra. Weder. “Si estás jugando un videojuego, tienes que responder de inmediato o de lo contrario perderás. No tienes tiempo para pensar. Entonces, los niños con TDAH se sienten muy atraídos por eso: no hay espacio para que empiecen a pensar en otra cosa”.

Ráfagas de atención

Los videojuegos captan de manera efectiva la atención de los niños a los que les resulta muy difícil concentrarse en el resto de sus vidas. Sin embargo, lo que sucede cuando los niños están absortos en los videojuegos no es el mismo tipo de atención que requieren otras tareas.

“La actividad continua no significa atención sostenida”, señala el Dr. Ron Steingard, psiquiatra de niños y adolescentes del Child Mind Institute. “La tarea está cambiando tan rápidamente que solo implica ráfagas cortas de atención. Estos juegos cambian constantemente de enfoque y hay gratificación y recompensa inmediatas”.

Tiene sentido que los niños con TDAH encuentren los juegos más atractivos que una persona promedio. “Nada más en la vida se mueve así de rápido y ofrece recompensa de forma tan espontánea”, señala el Dr. Steingard.

Hipervigilancia

El Dr. Steingard señala que una teoría desarrollada por biólogos evolucionistas sobre la presencia del TDAH en el código genético de tribus antiguas sostiene que les dio una ventaja tener personas observando la periferia del campamento, que estaban hipervigilantes ante cualquier señal de peligro, desde cualquier dirección. De manera similar, “los videojuegos lanzan estímulos a muchos puntos visuales diferentes, y para jugar bien hay que prestar atención a todos ellos al mismo tiempo. Si eres demasiado lineal o metódico, no funcionará”.

¿Son estos juegos adictivos para los niños con TDAH, ya que presumiblemente desencadenan la liberación de dopamina? “Solo en el sentido de que cualquier placer es adictivo”, dice el Dr. Steingard. “Cualquier cosa que te haga sentir bien realiza el mismo recorrido”.

Pero algunos investigadores afirman que la estimulación constante y las recompensas instantáneas de los juegos elevan el nivel de exigencia para que los niños presten atención en situaciones normales y menos estimulantes en las que hay que esforzarse más para obtener recompensas.

Tiempo de juego

Un estudio de Iowa State University (página en inglés), en el que se evaluó durante 3 años a un total de 3.000 niños y adolescentes de Singapur, arrojó que los niños que pasaban más tiempo jugando videojuegos eran más impulsivos y tenían más problemas de atención. Los investigadores interpretaron los hallazgos para sugerir que los videojuegos pueden “agravar los problemas de atención existentes en los niños”.

Relacionado: No todos los problemas de atención son TDAH

Sin embargo, los resultados del estudio no ofrecen evidencia de que los juegos causan o empeoran los problemas de atención: solo sugieren que los niños que juegan más tienen síntomas de TDAH más severos. El Dr. Steingard dice que no hay evidencia de causalidad aquí. Podría ser que los niños que tienen los síntomas más graves del TDAH sean los que se sienten más atraídos por los videojuegos.

De qué se pierden los jugadores

Eso no significa que no sea dañino que los niños pasen una cantidad ilimitada de tiempo jugando estos juegos, pero es un tipo de daño diferente. El problema es que todo ese tiempo de pantalla significa tiempo que no se dedica a hacer otras cosas más valiosas para su desarrollo, incluida la interacción con familiares y amigos.

Dado que las habilidades sociales son un desafío para muchos niños con TDAH, que tienen problemas para prestar atención y controlar su impulsividad, el costo puede ser alto. “No es socialmente saludable pasar mucho tiempo jugando juegos a solas en lugar de hacer algo con las personas”, dice el Dr. Steingard. Pero agrega que esa es una preocupación mundial, no solo para los niños con TDAH. “Ningún niño debería permanecer sentado frente a una pantalla por tiempo ilimitado en lugar de jugar con otros niños”.

La American Academy of Pediatrics recomienda en total una hora al día de tiempo de pantalla (página en inglés) para niños de escuela primaria, y dos horas para niños en escuela secundaria. Actualmente, los niños estadounidenses, dice Gentile, pasan en promedio más de seis horas de tiempo de pantalla al día.