Los padres culpables en todas partes conocen a la Academia Estadounidense de Pediatría por aconsejar en contra de cualquier tiempo frente a la pantalla para niños antes de los dos años de edad, y luego de esa edad, no más de dos horas al día. Pero hoy en día y en esta era, cuando los medios están en todas partes, el grupo de pediatras ahora reconoce que es el momento de ir más allá, de apagarla.

Es importante, observan ellos, que los padres reconozcan que no todo el tiempo frente a una pantalla es igual. Algunos programas de televisión, juegos y aplicaciones son más apropiados en cuanto al desarrollo para niños en edad preescolar que otros. E igual de importante que la elección del medio en sí, es el rol que usted desempeña en cómo el niño la consume.

¿Cuál es el problema con los bebés y el tiempo frente a la pantalla?

A pesar de que muchas aplicaciones y programas de televisión se comercializan como educativos para los niños pequeños, innumerables estudios han demostrado que incluso lo mejor de ellos no pueden competir con actividades de la vida real ni con la interacción entre seres humanos.

Un estudio seminal de la University of Washington realizado hace una década comparó los resultados de un grupo de niños de siete meses de edad quienes interactuaban en la vida real con un interlocutor que hablaba chino mandarín y con grupos comparables que veían un DVD o simplemente escuchaban un audio. El grupo que escuchaba al tutor en vivo pudo diferenciar rápidamente los sonidos del mandarín de los del inglés, mientras que los otros grupos no adquirieron reconocimiento del lenguaje (ver un video de la Dra. Kimberly Noble describiendo el experimento aquí).

“Lo que eso nos dice”, comenta Sara Lytle, Directora de Extensión Comunitaria y Educación en el Instituto para Ciencias del Cerebro de la University of Washington, “es que, al menos a una edad muy temprana, los niños necesitan la experiencia humana en vivo y la tecnología no es un sustituto adecuado”.

La Dra. Lytle enfatiza varios factores que hacen que la interacción social sea mucho más efectiva para los niños pequeños. “Si está viendo la pantalla”, dice, “no ve la mirada del interlocutor de la misma forma que lo haría si la persona estuviese sentada justo en frente de usted. Las personas en la pantalla no pueden responder ante usted y hacer ese intercambio en ambos sentidos como un ser humano vivo.

También observa que lo que sea que esté en la pantalla, está en dos dimensiones. “Como adultos, nos movemos en ambos sentidos en dos dimensiones y tres dimensiones con mucha fluidez. Para los niños, esa es una tarea realmente difícil y necesitan mucho tiempo hasta que, realmente pueden ir en ambos sentidos y compaginar lo que está en dos dimensiones en la pantalla con lo que realmente está en tres dimensiones en el mundo real”.

Aprendizaje corporal

Otra cosa que los padres deben tener en cuenta acerca del desarrollo del bebé, explica Matthew Cruger, director del Centro de Aprendizaje y Desarrollo en el Child Mind Institute, es que las habilidades de motricidad gruesa se manifiestan antes que las habilidades de motricidad fina. “La utilización de las aplicaciones y el ver televisión tienden a ser actividades sedentarias”, observa, “de manera que no es una oportunidad para que ellos usen sus cuerpos para explorar y para integrar el pensamiento tanto como con algo que involucre algo de movimiento físico”.

Susan Schwartz, especialista en aprendizaje en Friends Seminary y el Child Mind Institute, da detalles. “Cuando los niños manipulan objetos —movimientos reales, de cuerpo entero con objetos 3D— se transmite al cerebro más información visual y táctil, así que están interactuando de una forma más holística. De manera que mientras están aprendiendo los movimientos para el deslizamiento sobre el teléfono o para buscar la correspondencia para una foto en una aplicación, no desarrollan la comprensión de cuerpo entero de dónde se encuentran en espacio, cómo están interactuando con materiales”. Para los padres que están en la búsqueda de actividades educativas para sus bebés, el jugar con bloques en realidad enseña una lección más valiosa y adecuada para el desarrollo.

El tiempo frente a la pantalla debería ser interactivo

Los expertos dicen que los padres que buscan valor educativo en la programación y aplicaciones, deberían preferir las que tienen algún tipo de elemento interactivo. En cuanto a los niños pequeños, Schwartz explica que para que algo sea realmente interactivo, el niño debe “poder entender las reglas e indicaciones con bastante facilidad, dependiendo del nivel de desarrollo que tenga el niño”.

El Dr. Cruger observa que los niños pequeños tienden a desempeñarse mejor con la programación a un ritmo más lento. “Ellos necesitan más tiempo, más práctica y más oportunidades para aprender, así que las cosas que son rápidas y ágiles o breves en realidad no concuerdan con su estilo de relacionarse. O con su estilo cognitivo”.

Schwartz también recomienda experiencias multisensoriales. “Debe haber múltiples fuentes de estímulos —ellos están mirando, escuchando y deslizando el dedo. O están tomando una foto de algo que es real y están haciendo algo con eso”.

Los padres son el elemento interactivo

Pero quizás la forma más importante de interactividad es lo que sucede con los padres a medida que participan en experiencias de pantalla con sus bebés. “El tiempo simple de pantalla únicamente con el niño viendo el espectáculo o jugando con la aplicación”, observa el Dr. Cruger, “es mucho menos valioso que cuando también implica la interacción directa con los padres”.

“El nuevo término de moda,” dice la Dra. Lytle, “es participación conjunta de medios, lo que significa que usted va a interactuar con su hijo alrededor de pantallas como lo haría con su hijo alrededor de cualquier tipo de medio, bien sea un libro o material gráfico”.

No es necesario que los padres se sientan culpables respecto a todos los momentos de tiempo de pantalla, añade. “Si necesita tomar una ducha y el niño va a ver televisión durante 20 minutos, no hay problema. No hay ninguna evidencia de que eso va a perjudicar su desarrollo de alguna forma. Pero pienso que, si usted quiere que eso sea una experiencia educativa, entienda que es necesario que esté con el niño, mirando la pantalla con ellos y haciendo esos tipos de preguntas más profundas de andamiaje, e involucrándose de verdad con esa experiencia de medios con el niño”.

Y, por supuesto, las pantallas pueden usarse para que los niños pequeños interactúen con las personas reales. “Uno de los grandes usos de los iPads o iPhones es la comunicación con amigos y familiares que no viven cerca”, dice la Dra. Schwartz. “Este es un uso extraordinario de la tecnología”.

Las aplicaciones deberían ser abiertas

Los expertos concuerdan en que es más probable que una aplicación que sea abierta, ágil y en la que se pueda escoger su propia aventura, tenga beneficios educativos que una que sea lineal. El juego debe dirigirlo el niño y no la aplicación.

La Dra. Lytle cita el dicho clásico que dice que cualquier juguete con el que esté jugando su niño debe ser 10 por ciento juguete y 90 por ciento niño. “Al igual que con los juguetes, eso es algo que sugeriríamos con una aplicación. Las cosas que son más abiertas le permiten a un niño crear y ser creativo e interactuar con la aplicación”.

Ella recomienda que los padres consulten el sistema de calificación de medios Common Sense Media para espectáculos de televisión, películas y aplicaciones. Revisores independientes evalúan si son apropiados para la edad, si hay alguna advertencia en lo que respecta al contenido y cuán educativos son. “Pienso que desmitifica ligeramente las cosas”, dice, “y le proporciona a los padres un cuadro más claro de lo que está sucediendo”.

Las revisiones detalladas en el sitio discuten las actividades de aprendizaje que ofrece una aplicación, la calidad de su contenido, su ritmo y el nivel de dificultad. Incluso ofrecen temas para discusión familiar acerca de la programación.

Entretenimiento por entretenimiento

Se ha ejercicio tanta presión sobre los padres para que encuentren aplicaciones educativas y espectáculos de televisión para sus hijos que es fácil perder de vista el hecho de que también puede ser únicamente una forma de entretenimiento.

“Considero que está totalmente bien que los medios sean entretenimiento”, dice la Dra. Lytle. “Únicamente necesitamos entender y manejar las expectativas alrededor de las circunstancias en que se encuentran. Ciertamente, los medios que son entretenimiento están bien para los niños siempre que la cantidad de tiempo sea moderada y el contenido adecuado. Al igual que a muchos adultos les gusta ver televisión para relajarse al final del día, puede que también sea un premio divertido para los niños, y eso está bien”.

El Dr. Cruger observa que las historias sociales en la programación para niños pueden ser muy interesantes para ellos, y merece la pena que los padres las refuercen en la conversación. “Daniel Tiger con sus mensajes acerca de compartir o trabajar juntos, que realmente son excelentes, podría ser un buen ejemplo de eso.”

No le tema a los momentos de tranquilidad

Hay mucha presión sobre los padres para que llenen cada minuto del día del niño con actividades atrayentes y educativas, y las aplicaciones y la televisión parecen ser la forma fácil de llenar esa cuota. Pero “no pienso que los niños necesitan estar ocupados todo el día”, dice Schwartz.

“Pienso que los momentos de tranquilidad son importantes. Un niño puede sentarse con un libro y hay algo que decir a favor de aprender a pasar la página, decidir si el libro está al revés o al derecho, ellos están fabricando sus propios estímulos en contraste con que el teléfono esté encendido y sea el que dirija el estímulo”. Hay un valor para el desarrollo en los niños el tener que resolver su propio entretenimiento de vez en cuando, en vez de que se le proporcione todo.

Leer Más:  Cómo disciplinar a niños pequeños de 1 a 3 años
Pautas de uso de equipos electrónicos para niños de todas las edades

  • Was this helpful?
  • Yes   No