Ask An Expert / Mutismo selectivo

Mi hija no habla en la escuela ni en el karate. ¿Algún consejo para conseguir que hable?

Obtener una evaluación debería ser su máxima prioridad.

Rachel Busman, PsyD, ABPP

Mi hija tiene ahora 5 años y está en preescolar. Habla y es sociable en casa y fuera de la escuela, pero se queda callada al entrar a la escuela o en la escuela de karate. ¿Alguna sugerencia de estrategias que podamos utilizar en la escuela para hacer que hable, especialmente dentro del aula?

Sin una evaluación no puedo estar segura, pero parece que su hija puede tener mutismo selectivo (SM, por sus siglas en inglés), que es una condición en la que un niño no puede hablar en algunos entornos y con algunas personas. Los niños que tienen SM no están teniendo un comportamiento de oposición ni es que se nieguen a hablar, y tampoco están siendo simplemente tímidos. Más bien, los niños con mutismo selectivo realmente no pueden hablar en absoluto (o más que en susurros) en ciertos entornos fuera de casa. Esto a menudo contrasta directamente con la manera en que actúan con sus familias en casa, donde pueden ser unos pequeños parlanchines. Por ejemplo, los niños con SM pueden hablar en casa y con algunos amigos, pero es posible que no hablen con los maestros o en actividades en el exterior. A veces, ni siquiera hablan con sus familiares.

Su hija debería tener una evaluación exhaustiva para ver si tiene mutismo selectivo. Afortunadamente, existen excelentes tratamientos conductuales basados en evidencia para el SM, y cuanto antes comience el tratamiento, mejor será su pronóstico. Así que obtener un diagnóstico debería ser una prioridad absoluta.

Si bien su impulso puede ser decirle a su hija que simplemente hable, para los niños con mutismo selectivo es más difícil que eso, y presionarla no hará que hablar le resulte más fácil. Por ahora, trataría de limitar las exigencias que se le imponen para que hable en situaciones en las que no lo hace, porque no hablar puede convertirse en un refuerzo con el tiempo. Cuando usted note que ella habla en situaciones que se le dificultan, asegúrese de elogiarla de manera específica. (Por ejemplo: “¡Lo hiciste muy bien al decir lo que quieres comer!”). Si descubre que su hija tiene mutismo selectivo, una vez que comience el tratamiento adecuado, tanto ella como usted aprenderán estrategias de comportamiento específicas para animarla a hablar.