Ask An Expert

Por accidente vi que mi hija de 15 años ha estado hablando de sexo con un individuo en Facebook. ¿Qué debo hacer?

Es hora de hablar de las redes sociales, y del sexo.

Rachel Busman, PsyD
Rachel Busman, PsyD, ABPP

Senior Director, Anxiety Disorders Center; Director, Selective Mutism Service

Child Mind Institute

Mi hija de 15 años estaba usando mi tableta cuando yo estaba fuera de casa, y cuando regresé note que todavía estaba conectada a su cuenta de Facebook. Al principio pensé en cerrar la sesión, pero algo me dijo que no lo hiciera, y no lo hice. Cuando vi su ventana de mensajes leí palabras que ninguna niña debería estar escribiendo. Estaba intercambiando mensajes de sexo con un individuo. Ella sólo lo conoce en Facebook y eso me preocupa, ya que puede que ni siquiera sea de su edad. No sé qué decir ni cómo decirlo. Necesito ayuda.

Esta es una situación en la que muchos padres se están viendo, y como los entornos de las redes sociales siguen creciendo, vamos a tener que enfrentarnos a esto cada vez más.

Es muy importante que los padres conozcan las maneras en las que sus hijos se están comunicando, aunque parezca que ellos siempre van a estar un paso más adelante de nosotros con las nuevas tecnologías y las nuevas plataformas.

Lo que necesita es un poco de transparencia con respecto a las actividades de su hija. Tiene que hablar con ella acerca de (por lo menos) tres cosas, todas las cuales los padres encuentran incomodas o difíciles de mencionar. Estas son (1) Facebook y los otras redes sociales, (2) la seguridad a través de la internet y (3) el sexo.

Sugeriría comenzar la conversación siendo transparente usted mismo acerca de lo que paso y cómo llego usted a toparse con ello. Si fuera usted, yo reconocería abiertamente la incomodidad, ninguno de los dos se sentirán cómodos hablando de esto, pero pueden reconocer que es necesario hablar de ello.

Aunque sea difícil, usted querrá que su tono de voz comunique su transparencia y su preocupación, y no el enojo y la culpa, ni el shock y el horror. No querrá comenzar la conversación imponiéndole restricciones. No van a poder tener conversaciones reales si usted hace eso y, a menudo, los niños tratarán de encontrar maneras de romper las reglas si no sienten que los está entendiendo. Las redes sociales pueden no ser importantes para usted, pero para los adolescentes pueden parecer algo de vida y muerte.

Pídale a su hija que le diga lo que ella piensa: “¿Me puedes decir lo que paso aquí?”, y luego comunique sus preocupaciones.

Usted va a querer decirle que si algo la hace sentir incomoda, puede contar con usted. Que usted no se va a enojar y que siempre va a estar allí para apoyarla. Pero ella también tiene que saber cuáles son las reglas y las expectativas. Cada familia tiene sus propios valores y guiones, así que no le puedo decir qué decir, pero usted va a querer que ella entienda que sus estándares de comportamiento y de lenguaje son iguales ya sea que esté en línea, en la escuela o con sus amigos.

En términos de la seguridad en la internet, la regla de “no hablar con extraños” es muy importante, igual que lo es hacerla reconocer que no debería estar publicando cosas si son algo que ella no quisiera compartir con el mundo entero. Ni las amistades ni los ajustes de privacidad prevendrán que alguien que no le desee nada bueno haga que su vida sea miserable. Tiene que discutir el nivel de acceso a sus cuentas que usted siente ser apropiado.

Esta también es una oportunidad excelente para averiguar lo que ella está pensando del sexo, si ella es activa sexualmente o no, y también para comunicar sus propias expectativas acerca de ello. Al compartir con ella sus propias expectativas y valores con respecto al sexo puede darle a su hija un apoyo necesario que la ayudará a tomar las decisiones correctas. Informarle que usted se siente cómodo hablando honestamente del sexo con ella también es muy importante en el caso de que ella se encuentre en una situación en la que no sepa bien cómo manejar.

Al final, puede ser que usted se alegre de que haya pasado, porque necesitaban tener una conversación sobre estas cosas, y porque es importante para usted saber qué está pasando en la vida de su hija.