Lo sentimos, la página que busca no tiene versión en español. Puede hacer una nueva búsqueda o visitar la página de Temas populares.

En pocas palabras: ¿Qué es la anorexia nerviosa?

Conozca más sobre la anorexia nerviosa y opciones de tratamiento para niños y adolescentes.

La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario caracterizado por una pérdida de peso severa, un peso peligrosamente bajo y una imagen corporal distorsionada, lo cual impulsa a una persona que en otras áreas de su vida es altamente funcional (generalmente una mujer joven), a privarse de comida. Las personas con anorexia se mantienen por debajo de su peso debido a que comen escasamente o se purgan (mediante inducción del vómito, el uso de laxantes, etc.) y se ejercitan intensamente, por lo general, sin reconocer que sus acciones no son saludables o que su percepción de su cuerpo no es normal.

Síntomas

  • Rechazo de una cantidad saludable de alimentos.
  • Seguir dietas drásticas.
  • Ejercitarse de manera compulsiva.
  • Una sobrevaluación excesiva de la figura y el peso como componentes de su identidad.
  • Pérdida de peso extrema, delgadez anormal, uñas quebradizas, pérdida de cabello, estreñimiento, menstruación irregular e hinchazón.
  • Percepción distorsionada de su imagen corporal: lo que ven en el espejo como gordura inaceptable, es para cualquier otra persona una delgadez perturbadora.

Tratamiento para la anorexia nerviosa

El primer objetivo de cualquier tratamiento es que su hijo regrese a un peso saludable, y debe ser hospitalizado de inmediato con este fin si se encuentra en algún peligro médico.


Psicoterapia:

Los tratamientos más exitosos incluyen terapia cognitivo-conductual y terapia familiar, con el fin de  identificar los patrones familiares que pueden contribuir al trastorno alimentario. El tratamiento es más efectivo cuando el trastorno se detecta de manera temprana, y cuanto más tiempo se mantenga el niño en un peso saludable, hay menos probabilidad de que tenga una recaída.


Farmacología:

Algunos medicamentos, en particular los antidepresivos, han probado ser de ayuda, pero principalmente son recetados para tratar otras enfermedades que pudiera tener el niño, como depresión o el trastorno obsesivo-compulsivo. Tratar el trastorno coexistente puede hacer que la terapia para la anorexia sea más exitosa.

[cjtoolbox Name=”signup-inline-es”]