Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

Mi hija con ansiedad y TDAH dice que “no es tan inteligente como los otros niños”. ¿Cómo puedo ayudarla a encontrar fuerza y motivación?

Respuesta de Dominick Auciello, PsyD

Q Mi hija de 7 años tiene problemas académicos debido a su historial de ansiedad y TDAH. Recientemente empezó a decir que “no es tan inteligente como los otros niños”. Es doloroso escucharla decir esto, y no sé cómo ayudarla a encontrar la fuerza y la motivación para superar sus desafíos.

Este es un problema muy común para los niños que, por cualquier razón (déficit de atención, problemas de aprendizaje u otros problemas) están teniendo dificultades en la escuela. Es natural que los niños se comparen con sus compañeros y con los logros de aquellos con los que se relacionan. Y, lamentablemente para aquellos niños como su hija, la escuela da importancia a las cosas que ellos encuentran difíciles, y eso puede ser frustrante. Es esencial ofrecerle todas las oportunidades posibles para que pueda participar en las actividades que se crucen con sus puntos fuertes. Así verá que puede ser exitosa y se sentirá bien consigo misma.

Para empezar, la escuela es importante, pero no es lo único que lo es. Sé que es difícil aceptar esto, dado el énfasis que le damos al éxito escolar y a los exámenes, pero nunca olviden que hay otras cosas importantes en la vida que pueden ser fuentes de confianza para los niños.

También es muy cierto que el éxito escolar genera confianza, y ayudar a su hija a conseguir este éxito puede ser un buen comienzo. Esto podría comenzar, en la medida de lo que sea posible, con la modificación de su trabajo para que represente un grado de dificultad apropiado para ella. Hay una idea en la teoría del desarrollo infantil llamada “la zona de desarrollo próximo”, que es, esencialmente, el rango de tareas o materias que los niños pueden hacer exitosamente y, eventualmente, dominar con un poco de ayuda, cosas que existan entre las definiciones de “fáciles” e “imposibles”. De tal manera que, si se les dan a los niños cosas para hacer que estén demasiado avanzadas con respecto a sus habilidades, los niños se van a frustrar. Por otro lado, si solamente les dan cosas que ya han dominado, probablemente se aburrirán.

Cuando un grupo de niños no tiene ningún tipo de barrera para aprender, el maestro puede enseñar a toda la clase y es probable que este tipo de enseñanza estará a un nivel que los niños puedan manejar. Pero cuando se tiene un niño con TDAH o una discapacidad de aprendizaje, lo que funciona para el grupo no necesariamente funciona para ellos. Si puede trabajar con la escuela de algún modo para modificar las tareas de su hija para que sean desafiantes para ella y la ayuden a crecer, podrá desarrollar la confianza necesaria para tener éxito, aunque su hija tenga una expectativa algo diferente a la que tienen los demás niños.

[cjtoolbox Name=”signup-inline-es”]