Cómo ayudar a los niños en edades de 2 a 5

A esta edad, a pesar de que los niños están realizando grandes avances de desarrollo, ellos todavía dependen de los padres para consentirlos. Igual que con los bebés, ellos típicamente responden a situaciones conforme a cómo reaccionan los padres. Si está calmado y seguro, su hijo se sentirá más seguro. Si actúa ansioso o abrumado, su hijo podría sentirse inseguro.

Reacciones típicas en niños en edades de 2 a 5:

  • Hablar repetidamente acerca del evento o pretender “jugar” al evento
  • Rabietas o estallidos de irritabilidad
  • Llorar o estar al borde de las lágrimas
  • Miedos aumentados; generalmente de la oscuridad, de los monstruos o de estar solos
  • Sensibilidad aumentada a sonidos como el del trueno, del viento y otros ruidos altos
  • Disturbios al comer, al dormir y a las visitas al baño
  • Creer que lo sucedido se puede revertir
  • Apego excesivo a los proveedores de cuidado y dificultad para separarse
  • Retroceder a un comportamiento temprano como hablar como un bebé, orinarse en la cama y chuparse el dedo

Lo que usted puede hacer:

  • Haga que su hija se sienta a salvo. Cárguela, abrácela, acurrúquela tanto como pueda. Dígale que se va a encargar de ella cuando se sienta triste o tenga miedo. Con los niños que están aprendiendo a hablar, use palabras simples como “Mami está aquí”.
  • Fíjese en lo que dice. Los niños pequeños tienen los oídos alerta y podrían detectar su ansiedad, malinterpretar lo que escuchan, o sentirse atemorizados de manera innecesaria por las cosas que no entienden.
  • Mantenga las rutinas tanto como sea posible. No importa cuál sea su situación de vida, haga todo lo posible para tener horarios de comida y dormida regulares. Si no tiene vivienda o se ha reubicado, cree nuevas rutinas. Trate de hacer las cosas que siempre ha hecho con sus hijos, tales como cantar o rezar antes de que se vayan a dormir.
  • Bríndeles apoyo extra a la hora de dormir. Los niños que han experimentado un trauma podrían volverse ansiosos en la noche. Cuando ponga a tu niño en la cama, pase más tiempo de lo usual hablando o contando historias. Está bien realizar arreglos temporales para que los niños pequeños duerman con usted, pero con el entendimiento de que volverán a los arreglos de dormida normal en el futuro.
  • No exponga a los niños a las noticias. Los niños pequeños tienden a confundir los hechos con miedos. Ellos pueden no darse cuenta de que las imágenes que ven en las noticias no están sucediendo una y otra vez. Ellos tampoco deben escuchar la radio.
  • Estimule a los niños a compartir sus sentimientos. Trate de hacerles una pregunta simple tal como, “¿cómo te sientes hoy?” Siga cualquier conversación acerca de un evento reciente con una historia favorita o una actividad familiar para ayudar a los niños a sentirse más seguros y calmados.
  • Permita que su niño le cuente la historia de lo sucedido. Esto le ayudará a que le dé sentido al evento y pueda lidiar con sus sentimientos. El juego con frecuencia puede usarse para ayudar a su hijo a darle un marco a la historia y decirle a usted acerca del evento en sus propias palabras.
  • Cree dibujos. Los niños pequeños generalmente responden bien al expresar sus emociones con dibujos. Esta es otra oportunidad para proveerles explicaciones y reconfortarlos. Para comenzar una conversación, usted puede comentar acerca de lo que el niño haya dibujado.
  • Si su niña se porta mal puede ser una señal de que necesita atención extra. Ayúdela a nombrar como se siente: ¿asustada? ¿enojada? ¿triste? Déjele saber que está bien que se sienta de esa manera, luego muéstrele la manera correcta de comportarse; usted le puede decir, “Está bien que estés enojada, pero no está bien el pegarle a tu hermana”.
  • Involucre a los niños en actividades. La distracción es algo bueno para los niños a esta edad. Juegue con ellos y programe horarios para que jueguen con otros niños.
  • Hable acerca de cosas que están yendo bien. Aún en los momentos más difíciles, es importante identificar algo positivo y expresar esperanza en el futuro para ayudar a su hijo a recuperarse. Puede decirle algo como “todavía nos tenemos el uno al otro. Estoy aquí contigo y me quedaré contigo”. Señalar lo bueno también le ayudará a usted a sentirse mejor.

Qué hacer para ayudar a los niños en edades entre 2 a 5 a lidiar con la muerte de un ser querido:

  • Hable con ellos a su nivel. Use experiencias similares para ayudar a los niños a entender, tales como la muerte de una mascota o los cambios en las flores del jardín.
  • Proporcione explicaciones simples. Por ejemplo, “cuando alguien muere, no podemos verlos más, pero todavía podemos verlos en las fotos y recordarlos”.
  • Reconforte a sus hijos. Ellos podrían sentir que es su culpa, de alguna manera, déjeles saber que no lo es.
  • Esté a la expectativa de preguntas repetidas. Ésa es la manera como los niños pequeños procesan información.