Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

¿Debo buscar atención para mi hijo?

Todos nos preocupamos por nuestros hijos. A veces nuestras preocupaciones son por si se están desarrollando de forma saludable. (¿Deberían ya estar hablando?) O sobre si son felices, no nos gusta verlos tristes o sufriendo. Y a veces nos preocupamos porque el comportamiento de un niño le está causando problemas a él o a toda la familia.

Uno de los retos de la crianza de los hijos es saber cuándo una preocupación debe provocar una acción. ¿Cómo saber cuándo hay que pedir ayuda para un niño que está teniendo problemas?

Sabemos que hay una variación en el desarrollo de los niños y una variedad de comportamientos que son típicos y saludables a medida que los niños crecen. Todos los niños tienen momentos difíciles de vez en cuando, así que no querrá reaccionar de forma exagerada. Pero cuando los comportamientos que le preocupan están interfiriendo seriamente en la capacidad de su hijo para hacer cosas apropiadas para su edad, o en la capacidad de su familia para sentirse cómoda y acogedora, es importante buscar ayuda.

A continuación encontrará algunas cosas que los expertos recomiendan tener en cuenta para decidir si el niño necesita ayuda profesional.

¿Cuáles son los comportamientos que le preocupan? 

Para evaluar su situación con claridad, es importante observar y registrar específicamente las cosas que le preocupan. Intente evitar generalizaciones como “¡Se porta mal todo el tiempo!” o “No coopera”. Piense en comportamientos específicos, como “Su profesor se queja de que no puede esperar su turno para hablar”, o “Se enoja cuando se le pide que deje una actividad y empiece otra”, o “Llora y está inconsolable cuando su madre sale de la habitación”.

¿Con qué frecuencia ocurre? 

Si su hijo parece triste, ¿eso ocurre una vez a la semana o la mayor parte del tiempo? Si hace berrinches, ¿cuándo suceden? ¿Cuánto duran? Dado que muchos comportamientos problemáticos como los miedos, la impulsividad, la irritabilidad, la rebeldía, la angustia, son cosas que todos los niños presentan de vez en cuando, la duración y la intensidad suelen ser claves para identificar un trastorno.

¿Estos comportamientos están fuera del rango típico para la edad de su hijo? 

Los niños se desarrollan naturalmente de forma diferente, por lo que puede resultar difícil separar un comportamiento normal de un problema grave. A menudo es útil compartir sus observaciones con un profesional que vea a muchos niños, como un maestro, un psicólogo escolar o un pediatra. Ellos pueden darle una perspectiva sobre si los comportamientos de su hijo se salen del rango típico para su edad. ¿Acaso se muestran más temerosos, más desobedientes, más propensos a los berrinches, que muchos otros niños? (Consulte nuestra Guía para padres sobre los hitos del desarrollo de los niños de cinco años o menos).  

¿Cuánto tiempo ha durado este comportamiento? 

Un comportamiento problemático que dura unos días o incluso unas semanas suele ser una respuesta a un acontecimiento estresante. Puede desaparecer por sí solo con el tiempo. Los comportamientos que se mantienen durante un mes o más tienen más probabilidades de necesitar tratamiento.

¿En qué medida el problema interfiere en la vida de su hijo? 

Quizá la mejor manera de saber si su hijo necesita ayuda es determinar si sus síntomas y comportamientos se interponen en su vida normal. ¿Está molestando a la familia y causando conflictos en casa? ¿Le está provocando dificultades en la escuela o con los amigos? Si un niño es incapaz de hacer las cosas que quiere o necesita hacer, es posible que necesite ayuda.