Señales de trauma en niños y adolescentes

  • Revivir constantemente el evento.
  • Pesadillas.
  • Pensar que el mundo es generalmente inseguro.
  • Irritabilidad, enojo y cambios de humor.
  • Poca concentración.
  • Problemas alimenticios o de sueño.
  • Problemas de comportamiento.
  • Ponerse nervioso si las personas se les acercan mucho.
  • Asustarse con los ruidos fuertes.
  • En niños pequeños, regresión a comportamientos previos, como estar demasiado apegado, orinarse en la cama o chuparse el dedo.
  • Dificultad para dormir.
  • Desinterés o distanciamiento de otros.
  • Uso de alcohol y/o drogas en adolescentes.
  • Impedimento funcional: incapacidad de ir a la escuela, de aprender, de jugar con amigos, etc.