Trastorno de la personalidad límite: A qué estar atento

Las personas con trastorno límite de la personalidad (borderline) tienden a ser extremadamente reactivas emocionalmente. Se sienten agobiadas por emociones intensas que encuentran difíciles de manejar eficazmente, recurriendo en su lugar a comportamientos autodestructivos que incluyen conducir arriesgadamente, tener sexo sin protección, y abusar del alcohol y otras sustancias. 

Tienen relaciones inestables que se caracterizan por cambios repentinos y dramáticos que van de idealizar a a otra persona a devaluarla. Hacen esfuerzos desesperados por evitar el abandono, ya sea real o imaginario, y experimentan sentimientos crónicos de vacío e inutilidad. Cambian rápidamente de estados anímicos, y van de la euforia a la irritabilidad, de la ira o la desesperación. Tienen una imagen de sí mismos profundamente negativa, tienden a la autolesión y a tener conductas suicidas.