Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

¿Qué es el trastorno límite de la personalidad?

El trastorno límite de la personalidad o TLP es una condición de salud mental que conlleva a sentimientos extremos, desafíos intensos con la autoestima y una dificultad para formar relaciones sólidas y estables con los demás. Los adolescentes con TLP (también conocido como borderline) suelen estar enojados, ser impulsivos y se precipitan a creer que otras personas los han perjudicado.

Los jóvenes con TLP a menudo se autolesionan y tienen un alto riesgo de suicidio. Los síntomas del TLP suelen aparecer en la adolescencia. El tratamiento temprano puede ayudar a las personas con TLP (BPD, por sus siglas en inglés) a controlar mejor el trastorno.

¿Cuáles son los síntomas del TLP?

Los síntomas del TLP incluyen:

  • Sentido de sí mismo poco realista o inestable
  • Creer que no valen nada
  • Sentirse enojado, vacío o sin esperanza muy a menudo
  • Cambios de humor
  • Dificultades con el control de las emociones, especialmente la ira
  • Períodos breves e intensos de ansiedad o depresión
  • Miedo a ser abandonado e intentos desesperados por evitarlo
  • Pensamientos paranoicos
  • Cambios rápidos y repentinos del amor o la admiración por alguien a no querer a esa persona o criticarla
  • Comportamientos impulsivos, como manejar arriesgadamente, el sexo inseguro o el abuso de alcohol y sustancias
  • Autolesiones/automutilaciones
  • Intento de suicidio

¿Cómo se diagnostica el TLP?

El TLP debe ser diagnosticado por un profesional de la salud mental. Para que el TLP sea diagnosticado, una persona debe presentar al menos cinco de los síntomas mencionados anteriormente al llegar a la edad adulta.

¿Cuáles son los factores de riesgo del TLP?

Los niños tienen más probabilidades de tener TLP si tienen un padre o un hermano que también lo presenta.

Los expertos consideran que el TLP es una combinación de dos grandes factores. El primero es una tendencia natural a alterarse con mucha facilidad. El segundo es crecer en un hogar que no ayuda a los niños a aprender a dominar las emociones intensas. Sin apoyo cuando son niños, los jóvenes que experimentan emociones especialmente fuertes pueden desarrollar maneras poco saludables de afrontarlas.

¿Cómo se trata el TLP?

La mejor terapia para el TLP es la terapia dialéctico-conductual (TDC). La TDC enseña a los pacientes habilidades para manejar sus emociones y dejar de hacerse daño. Se llama “dialéctico” porque se trata de aprender a equilibrar dos conceptos que parecen opuestos: la necesidad de ser aceptado y la necesidad del cambio. Los estudios a largo plazo muestran que la TDC (DBT, por sus siglas en inglés) funciona bien para el TLP.

No hay medicamentos para tratar el TLP. Sin embargo, a veces la medicación puede ayudar a síntomas específicos del TLP, como la depresión, el comportamiento impulsivo y la ansiedad.

Los adolescentes con TLP que están en peligro de suicidio a veces son hospitalizados para recibir tratamiento.

Riesgo de otros trastornos

Es frecuente que las personas con TLP tengan otros trastornos mentales al mismo tiempo. Los trastornos que suelen aparecer con el TLP son la depresión, el trastorno bipolar, el trastorno por consumo de sustancias y los trastornos alimentarios.

Las personas con TLP también tienen riesgo de suicidio. Si cree que su hijo o adolescente tiene tendencias suicidas, puede llamar a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-888-628-9454, para ayuda en español, o al 1-800-273-8255 para ayuda en inglés, o llamar al 911 si se trata de una emergencia. No espere, el riesgo de suicidio en niños y adolescentes es muy real.