Tricotilomanía: Diagnóstico

La tricotilomanía se diagnostica en niños que han establecido un comportamiento recurrente de jalarse el cabello que les está causando una gran angustia. Para cumplir con los criterios del trastorno, los niños deben haber hecho repetidos intentos de disminuir o detener el comportamiento. Antes de recibir un diagnóstico, los niños suelen ser examinados para detectar infecciones en el cuero cabelludo, alopecia o calvicie puntual, y cualquier otra explicación médica posible. La tricotilomanía es más difícil de diagnosticar en niños muy pequeños.

Existen dos tipos de tricotilomanía:

  • Cuando el cabello se arranca de manera automática, la persona puede no darse cuenta de que lo está haciendo hasta después del hecho. Por ejemplo, puede estar divagando viendo la televisión, y luego mirar hacia abajo y darse cuenta de que el sofá está lleno de pelo que se ha jalado.
  • Cuando el cabello se arranca cuando se está enfocado, el niño lo hace muy intencionalmente porque se siente bien. A menudo, los niños que se jalan el cabello esperarán hasta que estén en privado para participar en el comportamiento.