Guía para Padres para Obtener Cuidados de Calidad

Guides

¿Estoy Recibiendo un Buen Tratamiento?

Los tratamientos que pueden ser efectivos para trastornos psiquiátricos y de aprendizaje varían ampliamente, y no hay dos niños que tengan las mismas necesidades. Pero hay algunos estándares generales que usted puede usar para determinar si el cuidado que su hijo está recibiendo sigue las mejores prácticas, tanto si el tratamiento consiste en terapia conductual, medicamentos, o ambos.

  • El tratamiento debe tener un objetivo determinado. ¿Cómo responderá el estado de ánimo de mi hijo al tratamiento, y cómo serán medidos esos cambios?
  • El tratamiento debe estar basado en la evidencia. Su profesional de la salud mental debe ser capaz de decirle qué tipo de investigación apoya el uso de este tratamiento, y cuál fue su eficacia en reducir los síntomas para los que está diseñado.
  • Su médico debe tener experiencia en la aplicación de este tratamiento. Tener entrenamiento y experiencia específicos son importantes tanto si el médico le receta medicamentos psicotrópicos como si realiza terapia conductual. Los mejores tratamientos son realizados por profesionales que entienden la evidencia, han sido entrenados de manera rigurosa, y tienen la experiencia clínica necesaria para comunicar su conocimiento.
  • Cuando un médico receta un medicamento debe tener mucho cuidado de establecer la dosis adecuada para su hijo. Los niños varían ampliamente en sus respuestas a los medicamentos, y sólo cambios cuidadosos en la dosis y cuándo se administra pueden establecer la dosis más efectiva, así como determinar si el medicamento funciona o no para su hijo, y cómo de bien funciona.
  • Un niño que toma medicamentos debe ser monitorizado de cerca a medida que cambia y crece. A medida que los niños se desarrollan, es de esperar que su respuesta a los medicamentos cambie. Los directrices varían, pero como regla general un chequeo cada 6 meses es una buena práctica, con visitas más frecuentes (y algunas veces mucho más frecuentes) al comenzar una medicación, al dejar una medicación, o al cambiar la dosis.
  • Su hijo debería sentirse cómodo con su médico. Un profesional eficaz ha de ser capaz de crear una relación de confianza con su hijo. El niño necesita poder compartir sus pensamientos y sentimientos, y si está haciendo terapia conductual, poder confiar en su médico es esencial para que pueda avanzar.
  • Mantenga una buena comunicación con el médico de su hijo. Para para su hijo reciba el mejor cuidado, tiene que sentirse cómodo compartiendo sus observaciones y preocupaciones con su médico, y sentir que se le está tomando en serio. Puede que no sea culpa de nadie el que la relación entre el doctor y la familia no funcione, pero eso no significa que usted tenga que conformarse.
  • Participe en la terapia conductual. La evidencia muestra que las terapias conductuales más eficaces dan a los padres un rol para ayudar a los niños a mejorar. Su médico debería solicitar su ayuda (y la de su familia, e incluso de amigos) para continuar el tratamiento fuera de las sesiones en el consulta, así como también con la ayuda de los maestros, el psicólogo de la escuela, y otros adultos que pasen tiempo con su hijo.
  • Los profesionales involucrados en el tratamiento de su hijo han de trabajar juntos. A los niños les va mejor cuando los especialistas involucrados en su cuidado, incluyendo pediatras, psiquiatras, psicólogos y maestros, están en contacto los unos con los otros, compartiendo información, y poniéndose de acuerdo en cuanto a las metas y los pasos para lograrlas.