Guía para Padres para Obtener Cuidados de Calidad

Guides

¿Qué Debo Buscar en un Diagnóstico?

No hay pruebas de sangre o similares para los trastornos psiquiátricos y del aprendizaje, por lo que el diagnóstico depende, entre otros factores, en tener una imagen detallada del estado de ánimo, el comportamiento y los resultados de las pruebas escolares del niño. En pocas palabras, el médico depende de la información que recibe del niño, los padres, maestros y otros adultos que tienen conocimiento del niño.

Un buen médico le hará preguntas detalladas acerca del comportamiento de su hijo, así como de su historial de desarrollo y antecedentes familiares. También utilizará herramientas diseñadas para permitirle obtener una imagen objetiva de dichos comportamientos y síntomas.

Algunas de estas herramientas toman la forma de entrevistas estructuradas, en las que un médico realiza una serie de preguntas sobre el comportamiento del niño. Las preguntas del médico están basadas en el criterio de cada trastorno psiquiátrico en elManual Diagnóstico y Estadístico, adaptado para niños. Las respuestas del niño se utilizan entonces para determinar si el niño reúne los de un trastorno en particular.

Por ejemplo, un médico podría usar lo que se conoce como la Agenda de entrevistas para trastornos de la ansiedad (Anxiety Disorders Interview Schedule, ADIS, por sus siglas en inglés), o el Agenda infantil para trastornos afectivos y esquizofrenia (Kiddie Schedule for Affective Disorders and Schizophrenia, K-SADS, por sus siglas en inglés), para determinar si el niño debería ser diagnosticado con uno o más trastornos psiquiátricos.

Algunas de las herramientas utilizadas para ayudar en el diagnóstico son las escalas de calificación, en las que el niño es calificado numéricamente basado en una lista de síntomas. Por ejemplo, el Sistema de evaluación del comportamiento para niños(Behavior Assessment System for Children, BASC, por sus siglas en inglés) es un grupo de preguntas personalizadas para los padres, los maestros y el paciente, que utilizan perspectivas múltiples y ayudan a entender los comportamientos y emociones en niños y adolescentes. Aunque esta escala no se utiliza como una herramienta de diagnóstico, sirve para alertar a los médicos sobre los indicadores que están elevados (ansiedad, problemas de conducta, depresión) y resaltan las áreas específicas que necesitan más exploración.

Para los niños que puedan tener Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad ( Attention Deficit Hyperactivity Disorder, ADHD, por sus siglas en inglés) las herramientas que se usan comúnmente incluyen la escala de calificación SNAP (cuestionario Swanson, Nolan y Phelham, SNAP, por sus siglas en inglés) para los padres y maestros, la cual otorga a los niños una puntuación basada en qué frecuencia ocurre cada uno de los síntomas de una lista de 18.

Por otro lado, la Prueba de desempeño continuo (Continuous Performance Test, CPT, por sus siglas en inglés), la cual califica la capacidad de un niño para completar una tarea aburrida y repetitiva durante un período de tiempo, es el modelo de referencia para diferenciar a los niños en los que su falta de atención es un síntoma del TDAH en vez de alguna otra causa, como la ansiedad.

La Agenda de observación diagnóstica de autismo (Autism Diagnostic Observation Schedule, A-DOS, por sus siglas en inglés) es un grupo de tareas que involucran la interacción entre la persona que aplica la prueba y el niño, y están diseñadas para diagnosticar el autismo.

Estos son sólo algunos ejemplos del tipo de herramientas que utilizan los expertos en diagnóstico cualificados para identificar los trastornos y emitir un diagnóstico.

Más importante aún: No acepte tratamiento de un médico que no le ofrezca un diagnóstico para su hijo. Al igual que un dolor de cabeza puede ser causado por muchas razones distintas, un comportamiento preocupante o los cambios de estado de ánimo pueden ser síntomas de una amplia gama de trastornos psiquiátricos y del desarrollo. Es un error probar medicamentos para ver si estos funcionan en los síntomas sin tener un diagnóstico que le sea explicado a usted claramente y basado en evidencias sustanciales. En la mayoría de los casos, una prueba de medicamentos sólo debe comenzarse después que se haya realizado una cantidad razonable de tratamientos basados en evidencia sustancial.

¿Cuáles son algunas de las preguntas que debo hacer?

Cuando busque a un especialista de salud mental para efectuar una evaluación a su hijo, conviene estar preparado con preguntas que le ayudarán a decidir si un médico en particular es el adecuado para sus necesidades:

  • ¿Qué tipo de entrenamiento tiene?
  • ¿Cómo involucrará a la familia en el tratamiento?
  • Si su hijo tiene un trastorno de ansiedad, tal como TOC, trastorno de separación por ansiedad, o una fobia específica: ¿Realiza usted terapia de exposición? (La respuesta deber ser sí.)
  • ¿Cuánta experiencia tiene diagnosticando a niños con comportamientos similares a los del mío?
  • ¿Está usted certificado o tiene licencia?
  • ¿Cómo llega usted al diagnóstico?
  • ¿Cuáles son las opciones de tratamiento recomendadas y a dónde debo acudir?