¿Qué debo hacer si mi hijo tiene problemas de aprendizaje?

Si observa que su hijo tiene dificultades en la escuela, o no parece estar aprendiendo los conceptos básicos de lectura, escritura y matemáticas de la manera que lo hacen otros niños, puede que tenga una discapacidad del aprendizaje. Una discapacidad del aprendizaje es un tipo de trastorno cognitivo que afecta los procesos básicos del aprendizaje, incluyendo cómo recibimos, procesamos, recordamos y comunicamos la información. El más común de todos es la dislexia (problemas con la lectura), pero las discapacidades del aprendizaje también pueden afectar la manera como escribimos, deletreamos, realizamos operaciones matemáticas, escuchamos, pensamos y hablamos. Es posible que los niños tengan más de una.

Si usted sospecha que su hijo podría tener un problema de aprendizaje, haga una lista de todo lo que haya observado sobre su manera de aprendizaje, sus fortalezas y limitaciones. Intercambie sus notas con el maestro de su hijo, el psicólogo de la escuela y cualquier otra persona que pueda ayudarlo. Usted podría solicitar lo que se denomina una “intervención previa a la referencia”, una reunión en donde los maestros y el psicólogo de la escuela se reúnen con usted, para hablar acerca de los tipos de apoyo educativo que pueden ayudar a su hijo a aprender de manera más efectiva. Es posible que lo único que su hijo necesite sea algunas clases de recuperación. Pero si la intervención previa a la referencia no le da los resultados que busca, el siguiente paso es una evaluación para diagnóstico formal (página en inglés).

¿Cómo obtener una evaluación para problemas de aprendizaje?

Las evaluaciones formales examinan la forma en la que su hijo procesa la información. Hay varios tipos de evaluaciones (página en inglés), entre ellas evaluaciones educativas (las cuales evalúan las aptitudes en lectura, escritura, matemáticas y ortografía) y evaluaciones neuropsicológicas (las cuales elaboran un amplio perfil de las habilidades y aptitudes de un niño en razonamiento, aprendizaje, memoria, procesamiento auditivo y visual, comprensión oral, expresión oral, habilidades de la función ejecutiva y aptitud académica). Las evaluaciones también proporcionan un punto de referencia para medir el progreso de su hijo y son un paso necesario para poder calificar para recibir adaptaciones o servicios de educación especial.

Las escuelas están obligadas legalmente a proporcionar una evaluación conforme a la Ley de educación para individuos con discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés). La escuela podría ser la primera en sugerir una evaluación, o usted mismo puede iniciar el proceso solicitando una evaluación por escrito. Understood.org ofrece un modelo de carta que puede emplear para este fin. Una vez recibida su petición por escrito, la escuela fijará una cita con usted para hablar acerca de la evaluación. Necesitará llevar el expediente académico de su hijo, notas de los maestros y sus propias observaciones por escrito, además de ir preparado para hablar acerca de ellas. El personal de la escuela tiene la obligación de sugerirle el tipo de evaluación que ellos consideren apropiada y usted tiene el derecho a oponerse al tipo de evaluación que le ofrezcan, o a solicitar una distinta. Finalmente, tendrá que firmar un formulario de consentimiento antes de que la escuela tenga autorización para realizar una evaluación formal. Después de la evaluación, la escuela tiene la obligación de proporcionarle una copia de los resultados.

Si lo prefiere, también puede obtener una evaluación privada fuera de la escuela; sin embargo, tendrá que pagarla usted mismo. En ese caso, es usted quien decide si quiere o no compartir los resultados con la escuela.