Como padres, a menudo no estamos seguros cuál debería ser nuestro papel cuando un niño es lo suficientemente grande para empezar a tener relaciones románticas. ¿Deberíamos imponer reglas o dejarlos hacer lo que quieran?

Los adolescentes pueden ser un poco sensibles acerca de su privacidad, especialmente cuando se trata de algo tan intimo como el romance. El potencial para de avergonzarnos puede impedir que les demos consejos acerca de cómo tener relaciones felices y saludables.

Pero, los adolescentes nos consideran como guías, aunque prefieran morir antes de reconocerlo, y a menudo, los podemos influenciar más de lo que nos damos cuenta.

Dicho esto, aquí les ofrecemos algunos consejos que pueden compartir con sus hijos. Usted puede empezar a hablar de esto mucho antes de que empiecen a entrar al mundo de las relaciones, y seguir reafirmándolo conforme los niños van adquiriendo más experiencia. Haga lo mejor que pueda al proveerles un ejemplo y un modelo de estos valores a través de su propio comportamiento en sus relaciones.

Busca a alguien con quien te sientas cómodo

Sentirse cómodo con alguien significa:

  • Puedes ser tú mismo cuando estés con él o ella
  • Pueden tener opiniones diferentes acerca de algo, y saber que eso está bien
  • Pueden confiar en el otro cuando no estén juntos
  • No estás siendo presionado a hacer cosas que no quieres hacer (Y esto definitivamente incluye los actos sexuales, pero también incluye otras cosas, como ir a algún lugar que no quieras ir o ponerte ropa que no te quieras poner)

No te olvides de tus amigos

Algunas personas se olvidan de todos sus amigos cuando empiezan a salir con alguien. Puede ser que no quieran que esto pase, pero sucede. ¡No seas esa persona! Nadie quiere a un amigo que lo va a abandonar al encontrar a otra persona, y además, todavía necesitas una vida social fuera de tu novia o de tu novio.

Sé tú mismo

Es natural que compartas los mismos intereses con la persona con la que estés saliendo, pero también necesitas seguir desarrollando tu propia identidad afuera de tus interacciones con esa persona. Sigue pensando en lo que te gusta y en lo que necesitas. Ten un interés que solamente es tuyo. Esto te ayudará a elevar tu autoestima, y al tener confianza en ti mismo, probablemente tendrás confianza en tu relación.

No te escondas de tus problemas

Si encuentras algún problema en tu relación, no dejes que te cause pánico. La existencia de un problema no significa que la relación esta condenada a morir. Sin embargo, los problemas solamente crecen cuando la gente se esconde de ellos. Es mucho mejor admitir que algo no está funcionando, discutirlo y tratar de solucionarlo juntos. Es posible que sientas miedo, o te sientas incomodo, pero todavía lo deberías hacer. A lo largo del tiempo esto se volverá más fácil de hacer, y colaborar para solucionar los problemas es una parte integral de cualquier relación saludable.

Conoce la diferencia entre el conflicto bueno y el conflicto malo

Tendemos a pensar que los conflictos son algo malo, pero no siempre lo es así. El conflicto puede unir a una pareja si pueden seguir estas reglas durante un desacuerdo:

  • Explica lo que sientes, y sé específico al explicarlo
  • Escucha a tu pareja cuando te cuente cómo se siente y trata de entenderla
  • Evita generalizaciones
  • No menciones los desacuerdos pasados
  • Trata de decir cosas que sean productivas, no provocativo

Conoce las señas de una relación abusiva

Si estas en una relación abusiva, tu pareja puede:

  • Ser constantemente crítico de ti y hacerte sentir mal
  • Tratar de alejarte de tus amigos y tu familia
  • Querer revisar tus mensajes telefónicos
  • Utilizar los medios sociales para supervisar dónde estás y con quién estás hablando
  • Amenazarte diciéndote que algo malo va a suceder si la relación termina
  • Forzarte a hacer cosas que no quieres hacer
  • Hacerte sentir culpable
  • Lastimarte

Algunos consejos para los padres

Escuche y hable con sus hijos

Los niños no confían tanto en sus padres cuando crecen, así que cuando sus hijos quieran hablar, haga un esfuerzo para estar disponible y escucharlos.

No les dé la impresión que le da vergüenza hablar de estos temas

Usted (y su hijo) pueden sentirse un poco incómodos al hablar de las relaciones románticas, pero usted debería hacer su mejor esfuerzo para lucir cómodo durante estas conversaciones. Si parece que está muy preocupado o negativo, en el futuro será menos probable que quieran hablar con usted.

No recree a Romeo y a Julieta

Trate de apoyar las decisiones románticas de su hijo o hija, a menos de que verdaderamente necesite intervenir. Acuérdese de que los adolescentes pueden ser muy emocionales y defensivos, especialmente como reacción a la crítica parental. No quiere alejarlos de usted (y por lo tanto, acercarlos aún más a la relación de la que estén dudando) al ser demasiado moralista.