A medida que el año escolar comienza con un aprendizaje a distancia o híbrido, a muchos padres les preocupa que los planes de educación individualizada (IEP, por sus iniciales en inglés) que hicieron antes de la pandemia pueden dejar a sus hijos sin servicios esenciales.

Por suerte, los IEP y los planes 504 no están escritos en piedra. Si le preocupa que su hijo tenga problemas (o que los tenga cuando comience la escuela), puede ser que ya sea tiempo de modificar ciertos aspectos del plan de su hijo para que puedan incorporar adaptaciones relacionadas con el aprendizaje remoto.

Aquí les ofrecemos algunas sugerencias para que usted pueda darle a su hijo el apoyo que necesita, independientemente de lo que traiga este año escolar.

Empiece por colaborar con los maestros

Ya que muchos niños están en sus casas por lo menos parte del tiempo, los maestros dependen de los padres para saber qué es lo que los alumnos necesitarán.

“Es muy importante poder establecer una buena relación profesional con un maestro, sin importar las necesidades específicas de su hijo”, dice Laura Phillips, PsyD, neuropsicologa clínica del Child Mind Institute. “Colabore con ellos para que trabajen en equipo. Así, cuando usted tenga una preocupación, el maestro la recibirá de mejor manera”.

Si usted nota que su hijo está teniendo dificultades, contacte al maestro y explíquele el problema con detalle. Luego, pídale que le ofrezca estrategias o soluciones que usted pueda probar en casa. Vuelva a contactarlo en una o dos semanas con cualquier novedad acerca de lo que funcionó y lo que no funcionó. El solo hecho de colaborar para solucionar los problemas puede ayudar a su hijo, aunque todavía no haya hecho ningún cambio formal en las adaptaciones de su hijo.

La mayoría de los maestros, explica la Dra. Philips, quieren ayudar a los estudiantes y todos entienden que estamos en tiempos inusuales. Si usted pide una adaptación, aunque no esté oficialmente escrita en el plan de su hijo, la mayoría de ellos querrán hacerlo. Si algún maestro no puede o no quiere ayudar a su hijo, entonces debería programar una reunión de IEP o del plan 504 para discutir la creación de un plan aprendizaje remoto.

“Usted quiere llegar a su equipo con una combinación de empatía e insistencia”, recomienda Rachel Busman, PsyD, psicóloga clínica del Child Mind Institute. “Usted querrá expresar tanto “Sé que mi hijo no es el único niño en la lista” como “Mi hijo tiene un documento legal y quisiera saber cómo van a cumplir con estos servicios”.

“Los estudiantes van a tener necesidades muy diferentes al recibir una educación a través del aprendizaje a distancia”, dice Paul Barger, Esq., abogado de educación especial y fundador y director de Barger & Gaines.

Enfóquese en lo que su hijo necesita

Es muy importante abogar por las necesidades de su hijo durante esta época de aprendizaje remoto, pero es más probable que reciba las adaptaciones que pida si usted actúa de manera razonable con sus demandas. Antes de la reunión, considere cuidadosamente cuáles son los servicios adicionales que su hijo necesitará más durante el periodo de aprendizaje remoto. “Tiene que tener claro cuáles son las 2 o 3 prioridades –dice la Dra. Busman. –Probablemente no le darán todos los servicios a los que su hijo tiene derecho inmediatamente. Entonces, ¿cuáles son las cosas en las que usted realmente quiere enfocarse?”. No tenga miedo de incluir en este proceso a los maestros, los terapeutas y a los equipos de apoyo que tenga su hijo, y pida que le ofrezcan sugerencias acerca de lo que puede ayudar a su hijo para el aprendizaje remoto.

Luego, reúna la evidencia que necesite para comprobar los retrocesos de su hijo, aunque esto sea algo que tome mucho tiempo. “La cosa más importante que las familias deberían hacer en este momento es documentar sus preocupaciones”, sugiere Barger. Tenga una carpeta, física o electrónica, con varias categorías e incluya toda la documentación que pueda:

  • Toda la comunicación con los maestros, terapeutas y con el distrito escolar. Si habla con alguien por teléfono, envíe un email para resumir la conversación
  • Cualquier sesión o servicio relacionado que haya perdido (cómo sesiones del habla, terapia ocupacional, terapia física o de cualquier otro tipo de terapia). Barger dice que es muy importante llevar un registro durante este periodo.
  • Cualquier cosa que usted esté notando en la casa durante el periodo de aprendizaje remoto, incluidas:
    • Las veces que su hijo comienza a tener dificultades y qué fue lo que las desencadenó (por ejemplo, un día entero de videoaprendizaje)
    • Las tareas que su hijo ha tenido comparado con lo que ha podido terminar
    • Los berrinches y los rechazos
    • Cuánto tiempo le tomó completar su tarea

“También, considere enviar este registro a los maestros y al director de educación especial de su escuela cada dos o tres semanas –recomienda Barger. –Prepárese a reportar detalladamente en las reuniones de IEP/504 los niveles de desempeño de su hijo, y asegúrese de que toda la información que dé esté incluida en los formularios”.

Sea flexible con respeto a las diferentes maneras en las que su hijo pueda recibir los servicios necesarios, y presione al equipo de su hijo para que hagan lo mismo. “Pídale al equipo de su distrito que sean creativos y que piensen con usted en maneras de ofrecer los servicios a su hijo –dice Barger. –Aunque estemos en medio de una pandemia, los distritos escolares todavía tienen la responsabilidad de proveer educación pública gratuita y apropiada. Es posible que luzca diferente a la que recibía antes”.

Hable acerca de cómo lucirán los servicios

“El plan de aprendizaje remoto debería incluir una descripción de cómo se entregarán los servicios de su hijo para apoyarlo”, dice Jodi Musoff, MA, MEd, especialista de educación del Child Mind Institute. De esa manera, usted tendrá claro no solamente cuáles son los servicios, sino también cómo se realizarán. Algunos ejemplos de estos cambios podrían ser:

Paraprofesionales
“Hay varias razones por las que un niño pueda acudir a un paraprofesional –dice Musoff. –A veces es porque tienen TDAH, a veces es porque tienen dificultades sociales y a veces es porque tienen ansiedad”. Por lo general, los paraprofesionales ayudan a los niños a permanecer enfocados, algo que puede ser difícil de hacer de lejos. Si un paraprofesional está trabajando a distancia con su hijo, Musoff sugiere hacer modificaciones al plan.

“Un paraprofesional que trabaja a distancia puede enseñarle a su hijo estrategias de planificación y organización –sugiere, –y cada mañana pueden tener una reunión programada para que el paraprofesional pueda ayudar a su hijo a programar su día y dar seguimiento a varios puntos claves para asegurarse de que esté siguiendo el plan”.

Alternativamente, si su hijo necesita ayuda para entender y completar sus tareas, Musoff recomienda que el paraprofesional trabaje con su hijo durante el aprendizaje asincrónico (cuando no tengan que acudir a una clase en línea en vivo).

Servicios del salón de recursos
Si su hijo recibe instrucción adicional de lectura, escritura o matemáticas y necesitan apoyo extra en esta época, considerar lo que ha funcionado y lo que no ha funcionado lo ayudará a determinar cuáles son las modificaciones que marcarán la diferencia.

“Es mucho más fácil que los niños se escondan en línea que en persona”, dice la Dra. Phillips. “Al solicitar una proporción menor de alumnos por maestro en su grupo de servicios directos, se les pedirá que participen más. Y si necesitan ayuda adicional, considere pedir que las sesiones sean más cortas pero más frecuentes. Esto los ayudará mucho más que extender una sesión de 25 minutos a 45 minutos después de que ya hayan estado horas y horas enfrente de Zoom”.

Adaptaciones para la velocidad de procesamiento y deficiencias en el funcionamiento ejecutivo
A los niños con dificultades de velocidad de procesamiento y de funcionamiento ejecutivo, aun cuando están lo más alerta posible, les cuesta tomar notas, responder las preguntas verbales, enfocarse en las lecciones, entender las instrucciones con varios pasos y organizar o componer sus pensamientos. Durante el aprendizaje remoto, esto puede ser casi imposible. Aquí les ofrecemos algunas modificaciones que usted podría pedir:

  • Copias de los apuntes de la lección del maestro enviadas directamente por email
  • Permitir que su hijo grabe las lecciones o pedirle al maestro que grabe sus propias lecciones
  • Permitir el uso de tecnología de voz-a-texto para asistir con la escritura o la mecanografía
  • Que su hijo reciba las preguntas de una cierta lección con anticipación para que tenga la oportunidad de preparar sus respuestas
  • Listas detalladas de las instrucciones para las tareas
  • Tiempo adicional para entregar las tareas

Ajuste el tiempo de pantallas

Muchos niños están teniendo dificultades a causa de la cantidad de tiempo que tienen que estar pegados a una pantalla durante el aprendizaje remoto. La concentración que se necesita y la cantidad de trabajo virtual puede ser muy difícil, especialmente cuando la mayoría de estos trabajos solo se pueden acceder y completar con una pantalla en lugar de realizarlos a mano.

“Pregunte al maestro si permitiría que su hijo se conecte a las lecciones solamente por la cantidad de tiempo que él pueda –dice Musoff. –Y lentamente, pueden añadir más y más tiempo, minuto a minuto, hasta que puedan participar en las lecciones y las discusiones por completo. También puede ajustar las preferencias para que su hijo solamente pueda ver al maestro o preguntar al maestro si dejaría que su hijo apague su cámara para que se sienta más cómodo”.

Si a su hijo le está costando completar y entregar sus trabajos en línea, pida a los maestros que le envíen versiones imprimibles de las hojas de trabajo o que se las envíen por correo. Una vez que su hijo haya terminado la tarea, puede tomarle fotos a cada página y luego mandarlas al maestro. También podría solicitar que su hijo hable y grabe sus respuestas, y luego se las pueda mandar al maestro.

Incluya apoyo emocional adicional

“Para la mayoría de los niños, la situación en la que estamos es un desastre de salud mental”, dice la Dra. Phillips. “La incertidumbre de cómo luce la vida en estos momentos, las transiciones importantes y estar consciente del estrés de sus padres, causan mucha angustia en los niños. Esto puede hacer que sea más difícil el aprendizaje. Nuestros cerebros no procesan y retienen la información de manera efectiva cuando están bajo estrés”.

La Dra. Phillips dice que los niños que están recibiendo terapia a través de sus escuelas pueden necesitar apoyo adicional en estos momentos. Y aquellos que tienen un IEP o un plan 504 cuyos contenidos no incluyen servicios de terapia, también podrían necesitar ayuda temporal, así que no dude a hablar de esto en su reunión si le parece que el estrés, la ansiedad, o cualquier otro tipo de desafío de salud mental está interfiriendo con la educación de su hijo. Si su hijo no está haciendo amistades en el aula, tal vez querrá incluir en sus documentos sesiones de terapia de grupo o algún grupo escolar de habilidades sociales.

Si le preocupa que la cantidad de trabajo que está recibiendo esté contribuyendo a la angustia de su hijo, pregunte al maestro si puede modificar las tareas. Si no están dispuestos a hacerlo, entonces pida la adaptación a través de su plan de aprendizaje de distancia. Algunas modificaciones comunes incluyen:

  • Reducir la cantidad de trabajo al responder a uno de cada dos problemas de matemáticas o completar solamente la primera página de una tarea en vez de escribir un ensayo de tres páginas.
  • Modificar el contenido. Por ejemplo: en vez de tener que escoger entre cuatro respuestas de opción múltiple, solamente tendrían que escoger entre dos.
  • Disminuir el nivel de dificultad para una tarea o en una cierta materia si les está costando trabajo entender el concepto o el tema o si están por debajo del nivel promedio.
  • Darles proyectos alternativos o presentaciones que todavía permitan a los niños demostrar que entienden el tema. Esto puede ser crear un video o dibujar un cómic en vez de escribir un ensayo, hacer un póster en vez de dar una presentación, o puede ser algo como conversar cara a cara con el maestro del tema.

Sea paciente y persistente

Si no responden a sus demandas para programar una reunión, está bien ser asertivo. “Contacte a la persona encargada de su plan, y si no le responden, entonces puede incluir al director o al subdirector”, dice la Dra. Busman. “Pero no empiece por allí –añade. –Hágalo paso a paso”.

Recuerde que son tiempos difíciles para todo el mundo, y eso incluye a los maestros y a los equipos de educaciones especial. Si usted entiende que los servicios que le ofrecerán a su hijo van a ser diferentes, y si usted se enfrenta a los problemas de manera colaboradora y creativa, entonces esto lo ayudará a conseguir el apoyo que su hijo necesita para tener éxito durante este año escolar desafiante.

Haga click aquí para leer más artículos para el regreso a clases.