En estos tiempos inciertos de distanciamiento social y grandes cambios en nuestra vida diaria, la ansiedad y el estrés aumentan para la mayoría de las personas. Sin embargo, los jóvenes con trastorno del espectro autista (TEA o ASD, por sus siglas en inglés) son particularmente propensos a angustiarse en respuesta a cambios o interrupciones en sus rutinas típicas. Es importante ofrecer a su hijo información adecuada sobre el coronavirus, así como los pasos que pueden tomar para protegerse y proteger a los demás, como el distanciamiento social y lavarse las manos. A continuación encontrará algunos consejos sobre cómo analizar la situación actual con su hijo con autismo.

Lea más artículos sobre la crisis del coronavirus aquí.

  1. Escuche a su hijo. A estas alturas su hijo sabe muy bien que la vida no es lo que solía ser, pero sus pensamientos y sentimientos acerca de estos cambios podrían sorprenderlo. Deles la oportunidad de describir lo que saben y cómo se sienten acerca de la situación actual. Además de las respuestas verbales, asegúrese de ofrecer a su hijo la oportunidad de responder usando herramientas visuales (como imágenes regulares o imágenes con emociones -emojis-).Esto le dará una idea de lo que entienden y sienten sobre la situación actual, así como la oportunidad de darles la información adecuada y corregir cualquier información errónea. Además, limite la exposición de su hijo a las noticias (como el número actual de casos positivos de coronavirus o la las tensiones sobre la reapertura), ya que las noticias pueden aumentar su nivel de estrés y ansiedad.
  2. Utilice un lenguaje simple y concreto. Además de considerar la comunicación de su hijo (verbal o no verbal) y sus niveles cognitivos, use un lenguaje claro y directo al explicar qué es el coronavirus, el propósito del distanciamiento social y la cuarentena, los cambios en la rutina, expectativas para el futuro, etc. Como regla general, evite usar sarcasmo, analogías o metáforas, ya que pueden ser particularmente confusas para un niño con autismo.
  3. Utilice apoyos visuales e historias. Es importante transmitir información a su hijo utilizando su método preferido de comunicación y acorde a su manera de procesar la información. Los apoyos visuales y las historias son dos formas útiles de explicar la situación actual y proporcionar un “guión” o pasos que su hijo puede tomar para adaptarse a estos cambios recientes. Algunas de las cosas que podrían beneficiarse de un apoyo visual o una historia incluyen explicar qué es el coronavirus, cómo lavarse las manos adecuadamente, por qué la escuela está cerrada, las reglas para el distanciamiento social y los nuevos horarios para la educación a distanciar. A continuación se presentan algunos ejemplos de historias y apoyos visuales disponibles en línea que podrían adaptarse para su hijo (estos recursos están disponibles en inglés únicamente):
  1. Controle su propia ansiedad. Su ansiedad con respecto a los cambios en la rutina, el cierre de escuelas, el trabajo a distancia y las interrupciones en los servicios de su hijo son razonables y comprensibles. Sin embargo, si parece muy ansioso cuando hable con su hijo, es probable que sienta su ansiedad y sea difícil de explicar con calma y eficacia la situación actual. Antes de conversar con su hijo, use algunas de sus propias estrategias de afrontamiento para controlar su ansiedad, como respirar profundamente o salir a dar un breve paseo. Y recuerde, no existen los padres perfectos en estos momentos, y eso está bien. Usted está haciendo lo mejor que puede en esta situación y su apoyo es valorado por sus hijos, incluso si las conversaciones no son calmadas.

Lea más artículos sobre la crisis del coronavirus aquí.