Lo sentimos, la página que busca no tiene versión en español. Puede hacer una nueva búsqueda o visitar la página de Temas populares.

Ideas para fiestas sensorialmente amigables

Consejos para organizar fiestas infantiles inclusivas (¡y divertidas!)

Cynthia Martin, PsyD

Niña disfrutando un panque en una fiesta

Los niños con problemas de procesamiento sensorial les cuesta asimilar la información que reciben a través de sus sentidos. Algunos son hipersensibles y se pueden agobiar fácilmente con luces brillantes, ambientes ruidosos o ropa que “raspa”. Otros necesitan mucha información sensorial para sentirse cómodos, como por ejemplo puede que les guste el movimiento intenso, chocar contra las cosas o tocar texturas interesantes.

Debido a que los niños con problemas sensoriales experimentan el mundo de forma un poco diferente, suelen sentirse incómodos en entornos caóticos o imprevisibles. Las fiestas de cumpleaños son un ejemplo clásico: mucha gente, mucho ruido, comida desconocida, actividades estimulantes. Para los niños con problemas sensoriales, toda esa emoción puede volverse agobiante muy rápido.

Dicho esto, hay muchas maneras de asegurarse de que los eventos sean agradables para los niños con problemas sensoriales, y también para todos los demás.

A continuación le ofrecemos algunas ideas para organizar fiestas inclusivas y sensorialmente amigables que permitan a todos divertirse de la manera que les resulte más cómoda.

  • Dé información antes de la fiesta. Sea creativo en sus invitaciones para incluir un programa de actividades en formato miniatura. Cuando los niños con sensibilidades sensoriales saben lo que les espera, pueden prepararse mejor con anticipación y saber si hay alguna actividad que prefieren no hacer. También puede pedir a los padres de los invitados que le informen si hay alguna consideración sensorial particular que deba tener en cuenta.
  • Evite los artículos de fiesta ruidosos o imprevisibles. Esto incluye cosas como juguetes ruidosos o globos para fiestas. De ser posible, no utilice muchos globos. Los niños que son más sensibles a los estímulos sensoriales pueden tener miedo de que los globos revienten, lo que puede hacer que las actividades sean menos cómodas para ellos.
  • Cree zonas para las distintas actividades. Permitir que los niños se muevan entre las actividades los ayuda a no sentirse agobiados. Si hay algo como la música o el baile, téngalo en una zona un poco separada de las demás actividades. E incluya una sala “tranquila” o “chill out” con almohadas, libros y manualidades sencillas. Deje que todos los niños sepan que si necesitan un descanso (no importa cuándo ni por qué), pueden ir allí a relajarse.
  • Sirva tentempiés. Tener una variedad de alimentos pequeños y fáciles de comer permite a los niños disfrutar de lo que les gusta y evitar con facilidad lo que no les gusta.
  • Haga que la canción de cumpleaños sea opcional. Incluya a quien quiera cantar, pero no exija que todos se unan. Algunos niños pueden encontrar el sonido de otros niños cantando repulsivo y un poco insoportable. eso no significa que no quieran mostrar su felicidad por el día especial del niño que cumple años, sino que el canto lastima sus oídos. Normalice el hecho de dejar que los niños elijan lo que les conviene, y ofrezca alternativas claras: “¿Quieres venir a la mesa a cantar o quieres decirle a Silvia feliz cumpleaños de otra manera?”.

Actividades para fiestas sensorialmente amigables

Muchas actividades pueden ser divertidas para los niños con desafíos sensoriales, pero aquí hay algunas comunes que pueden probar:

  • Actividades físicas que permitan mucho movimiento y saltos ( castillos inflables, camas elásticas, carreras de obstáculos). Pero mantenga limitado el número de niños que participan a la vez para que no se sobreestimulen unos a otros. Puede utilizar un temporizador para iniciar y parar los turnos, lo que añade estructura y ayuda a los niños a manejar toda la emoción más fácilmente. Permita que los niños vuelvan a tomar más turnos cuando lo deseen, pero mantenga la estructura constante.
  • Actividades acuáticas, como fuentes infantiles o mesas de agua. Si su fiesta tiene un tema, las actividades acuáticas pueden ser un lugar divertido para incorporarlo (por ejemplo, islas y barcos piratas en una mesa de agua, o mangueras de bomberos en una fuente infantil). 
  • Búsquedas del tesoro con pistas. Haga que éstas sean colaborativas en lugar de competitivas, y dé a los niños una estructura sobre cómo trabajar juntos. Por ejemplo, tenga un orden claro de quién va a leer una pista y cuándo. Identifique quién va a responder a la pista y déles la opción de pedir ayuda a sus amigos si no saben la respuesta.
  • Talleres de arte. Tenga preparado un modelo del taller de arte y organice conjuntos de materiales de forma individual para cada niño. Deje que los niños sepan que pueden utilizar sus materiales para construir el arte como se muestra o crear su propio diseño.
  • Pintar con los dedos. Esto puede convertirse en un desastre, así que seleccione un buen espacio (como un garaje o al aire libre) y coloque una sábana grande, tal vez con un contorno que coincida con el tema de la fiesta. Luego deje que los niños pasen sus manos por la pintura para rellenar el contorno y añadir sus propias huellas y salpicaduras.
  • Películas o cortometrajes sin demasiado dramatismo. Si usa asientos individuales creativos puede hacer que las actividades sentadas sean más agradables para los niños con problemas sensoriales. Puede ser algo como unas cajas convertidas en “coches” para un autocine imaginario, o toallas que los niños puedan utilizar para fingir que están en la playa. La novedad y el contorno físico proporcionarán a los niños más sensoriales su propio espacio y les ayudarán a ver la película sin invadir el espacio de sus compañeros. También puede ofrecer a los niños un pequeño objeto de juguete que acompañe a su espacio designado.