Lo sentimos, la página que busca no tiene versión en español. Puede hacer una nueva búsqueda o visitar la página de Temas populares.

¿La disgrafía está reconocida por las escuelas?

Respuesta de Adam Zamora, PsyD

P Mi nieta siempre ha tenido dificultades para trazar las letras. Algunos maestros pensaban que lo hacía por floja y le insistían en que volviera a hacer el trabajo. Ahora está en high school y algunos maestros todavía le restan puntos por falta de nitidez. Nosotros estábamos encantados cuando su trabajo era legible. ¿Es la disgrafía reconocida por las escuelas y los psicólogos?

La disgrafía sigue siendo reconocida por los psicólogos. En el caso de las escuelas, la respuesta es un poco más complicada. Los problemas de nitidez suelen ser considerados como descuido o pereza y rara vez son vistos como algo relacionado con la disgrafía. Así que a los niños se les “regaña” por algo que es intrínsecamente más difícil para ellos y que no está necesariamente bajo su control.

Para complicar aún más las cosas, la disgrafía ya no se considera un diagnóstico por sí solo según el DSM-5, que es el manual de diagnóstico oficial utilizado en este ámbito. Incluso si una evaluación determina que un niño tiene disgrafía, la escuela podría reconocerlo o no como un tipo de limitación que justifica la aplicación de apoyos específicos. Las escuelas utilizan sus propias clasificaciones, como “discapacidad del aprendizaje” o “discapacidad del habla o del lenguaje”, que a veces se ajustan a los diagnósticos que dan los psicólogos, pero no siempre.

Pero aún hay esperanza para conseguir ayuda en la escuela. Eso es porque los niños que tienen disgrafía clásica a menudo también cumplen el criterio de diagnóstico de “trastorno del desarrollo de la coordinación” o “trastorno específico del aprendizaje, con dificultad para la expresión escrita.” Estos diagnósticos están incluidos en el DSM-5, por lo que las escuelas deben proporcionar servicios y adaptaciones para apoyar estos desafíos.

Esto puede resultar confuso, así que vamos a aportar un poco más de contexto. La disgrafía clásica afecta al aspecto motor de la escritura, pero muchos niños con disgrafía también tienen problemas relacionados con otras cosas. Por ejemplo, los niños con disgrafía suelen tener dificultades con lo que se denomina “expresión escrita”, es decir, el acto de generar ideas en manera escrita. Si lo piensa, escribir es una de las cosas más complejas que se nos pide en la escuela: implica descifrar la estructura y el orden de las frases y utilizar la puntuación y la ortografía correctas, además de formar las letras individuales. Los niños con disgrafía pueden tener grandes ideas, pero plasmarlas en el papel con claridad, y con la ortografía y la puntuación correctas, puede ser difícil.

La dislexia y el TDAH también pueden complementar la disgrafía. Así que, a primera vista, puede parecer que la niña solo tiene “mala letra”, y así es como lo pueden interpretar los maestros, pero en realidad necesita apoyo en múltiples frentes.

Así que si su nieta no se ha sometido aún a una evaluación, realizarla podría desbloquear las adaptaciones para ella en la escuela. Una evaluación neuropsicológica viene acompañada de información y recomendaciones para las adaptaciones adecuadas. Así que, para su nieta, eso podría significar que no se le descuenten puntos por problemas de orden o de ortografía. O permitir un tiempo adicional para cualquier tipo de tarea de escritura, lo que ayuda a los niños a plasmar sus pensamientos en el papel. Otra recomendación podría ser dejar que los niños escriban sus tareas más largas en la computadora para que puedan comunicar sus ideas con mayor fluidez.