Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

Mi hijo, que ha estado tomando Prozac para el mutismo selectivo, ahora es completamente verbal en la escuela. ¿Cuándo podemos empezar a quitárselo?

Respuesta de

Q A mi hijo le diagnosticaron mutismo selectivo cuando tenía 6 años. Empezamos a darle Prozac hace un año en octubre. Ahora tiene 9 años y es completamente verbal en la escuela desde el comienzo del año escolar. ¿Cuándo podemos empezar a quitarle el Prozac? Una vez que deje la medicación, ¿hay alguna posibilidad de que deje de hablar otra vez en la escuela? ¿Si se diera otra vez el mismo medicamento a un niños, tendría el mismo efecto?

El mutismo selectivo es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por la incapacidad de un niño para comunicarse en determinados entornos. El tratamiento basado en evidencia que se elige para la ansiedad es la terapia conductual, la cual ayuda a los niños a enfrentar sus miedos con éxito, sin tener que evadir lo que los pone ansiosos. La terapia para niños con mutismo selectivo los ayuda a hablar de manera gradual en los ambientes que les causan temor, hasta que tengan la confianza suficiente para hacerlo sin miedo. Cuando el mutismo selectivo es moderado o grave, los niños a veces también toman medicamentos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o ISRS en combinación con la terapia.

Usted no menciona si su hijo ha estado siguiendo alguna terapia, pero comenta que él ha estado completamente verbal en la escuela desde el comienzo del año, lo que indica que se siente seguro al hablar.

Por lo general, seguimos con la medicación de los niños durante un año después de que estén libres de síntomas, o muy cerca de estarlo, porque hemos visto que tienden a tener menos recaídas que los que la dejan antes. Para el momento en que empezamos a quitarla, han tenido tantas experiencias positivas al hablar en voz alta sin consecuencias negativas, que tienden a tener resultados positivos.

La medicación se suele disminuir gradualmente, siempre vigilando que los síntomas no vuelvan a aparecer. Si en algún momento vemos que los síntomas reaparecen, recomendamos sesiones de refuerzo de la terapia.

La mayoría de los niños, si se les quita la medicación de manera gradual, seguirán siendo verbales. Si los síntomas vuelven y se intenta la terapia y esta no es suficiente, entonces ciertamente se puede volver a intentar la medicación. Por lo general, tiene el mismo o similar efecto terapéutico cuando se reincorpora.

[cjtoolbox Name=”signup-inline-es”]