Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

¿Qué es el trastorno explosivo intermitente?

El trastorno explosivo intermitente (TEI) es un trastorno de salud mental en el que los niños tienen periodos cortos de ira intensa e inesperada y comportamiento violento. Estos sentimientos parecen surgir de la nada. Sienten que no tienen control sobre su ira. El TEI suele aparecer al final de la infancia o en los primeros años de la adolescencia.

Los niños con TEI suelen hacer berrinches, y pelearse con los otros niños, aunque estos incidentes no suelen ser muy graves. A veces, también hacen berrinches que son más graves y en los que dañan físicamente a las personas, a los animales o a las cosas. El TEI causa problemas en la vida familiar de los niños, en su rendimiento escolar y en sus amistades.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno explosivo intermitente?

Las señales de que un niño o adolescente puede tener TEI incluyen:

  • Altercados frecuentes, como berrinches, peleas o discusiones.
  • Sentirse incapaz de controlar sus repentinos arrebatos de ira
  • A veces presentan estallidos de ira más grandes y severos, e incluso violencia. Durante estos episodios, los niños pueden dañar a personas, animales u objetos
  • Estallidos agresivos en situaciones de frustración
  • Estallidos explosivos de ira que duran menos de 30 minutos y no están dirigidos a ninguna cosa
  • El enfado en la carretera, destruir muebles y meterse en peleas físicas son comportamientos comunes en los niños con TEI.

¿Cómo se diagnostica el trastorno explosivo intermitente?

Para que un médico pueda dar un diagnóstico de TEI, primero tiene que descartar otras posibles causas del comportamiento del niño. Estas otras causas podrían incluir:

  • Otros trastornos mentales
  • Abuso de alcohol o drogas
  • Causas físicas como una lesión craneal

Si ninguna de estas es la causa, el médico diagnosticará TEI si el niño

  • No puede controlar su ira
  • A veces tiene arrebatos de ira y violencia que son destructivos y desproporcionados a la situación
  • A menudo hace berrinches o se involucra en peleas

¿Cómo se trata el trastorno explosivo intermitente?

El tratamiento del TEI suele incluir terapia y medicamentos.

La terapia cognitivo-conductual, o TCC, se utiliza para ayudar a los niños con TEI a que aprendan qué situaciones provocan sus episodios de rabia. En la TCC (CBT, por sus siglas en inglés), los niños aprenden a reconocer y gestionar su ira de una manera más saludable que los haga sentirse mejor y mantenga a todos a salvo. Un terapeuta trabajará con el niño, su familia y, a veces, los profesores para ayudarlo a evitar los arrebatos de ira.

No hay medicamentos específicos para el TEI, pero se utilizan varios medicamentos para ayudar a los niños con TEI. Los medicamentos que a veces se utilizan para el TEI son los antidepresivos, ansiolíticos y reguladores del estado de ánimo.

Factores de riesgo de otros trastornos

La ansiedad, la depresión y el abuso de sustancias son más comunes en las personas diagnosticadas con TEI. Los niños con TEI también tienen un mayor riesgo de hacerse daño a sí mismos y de intentar suicidarse. Si cree que su hijo o adolescente tiene tendencias suicidas, puede llamar a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-888-628-9454, para ayuda en español, o al 1-800-273-8255 para ayuda en inglés, o llamar al 911 si se trata de una emergencia. No espere, el riesgo de suicidio en niños y adolescentes es muy real.