Lo lamentamos. Esta página no tiene version en español. Vaya la página de inicio.

¿Qué es el trastorno fonológico?

El trastorno fonológico es un trastorno de comunicación. niños con trastorno fonológico tienen problemas para hablar con claridad y para producir los sonidos que necesitan para hablar. Podrían tener dificultades para controlar su voz o para emitir ciertos sonidos. Algunos también tienen problemas del habla como el tartamudeo o el ceceo. A menudo, los demás tienen dificultades para entender lo que intentan decir los niños con trastorno fonológico.

El trastorno fonológico es diferente al trastorno del lenguaje. El trastorno fonológico implica únicamente problemas para producir sonidos. El trastorno del lenguaje implica problemas para utilizar y comprender el lenguaje en general. Los niños con trastorno fonológico no tienen problemas para comprender el lenguaje.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno fonológico?

Es normal que los niños cuando son muy pequeños utilicen sonidos del lenguaje simples o poco claros. Alrededor de los tres años, la mayoría de los niños hablan con más claridad. Si el habla de un niño no se desarrolla a medida que crece, es posible que tenga un trastorno fonológico.

Las señales específicas de que un niño puede tener un trastorno fonológico incluyen:

  • Dificultad para mover la mandíbula, la lengua y los labios.
  • Dificultad para emitir determinados sonidos del habla.
  • No hablar tan bien como otros niños de su edad.
  • No hablar con suficiente claridad para que los demás lo entiendan.
  • Cambiar repentinamente el tono o el volumen al hablar.
  • Voz ronca, rasposa o nasal.
  • Quedarse sin aire al hablar.
  • Cesear o tartamudear.
  • Tener dificultad para masticar, sonarse la nariz o utilizar los músculos de la cara.

El trastorno fonológico suele comenzar en la infancia temprana, pero también puede aparecer más tarde.

¿Cómo se diagnostica el trastorno fonológico?

Un patólogo del habla y el lenguaje puede utilizar pruebas estandarizadas para averiguar si un niño tiene un trastorno fonológico. Los niños suelen ser diagnosticados con trastorno fonológico cuando los sonidos del habla que emiten son mucho menos claros de lo que se espera para su edad.

¿Cómo se trata el trastorno fonológico?

El trastorno fonológico suele tratarse con terapia del habla. Los niños pueden aprender a crear los sonidos que se les dificultan y notar la diferencia con los que ellos los confunden. En los casos leves, el trastorno puede desaparecer por sí solo.

Riesgo de otros trastornos

Los niños con trastorno fonológico pueden sentirse incómodos al hablar o jugar con otros niños. En algunos casos, esto puede causar depresión o ansiedad social.