TEI: A qué estar atento

Los adolescentes con TEI tienen una baja tolerancia a la frustración y se enfurecen de manera desproporcionada con pequeñas molestias, a menudo se vuelven agresivos verbal y físicamente, y a veces causan daños a la propiedad o incluso lesiones físicas. La rabia al volante, romper muebles y meterse en peleas son comportamientos comunes para las personas con el trastorno. Ellos describen la sensación de estar agobiados por la ira y sentirse “fuera de control”. Algunos experimentan la sensación de acumular tensión en la cabeza o en el pecho que finalmente se libera cuando reaccionan de forma agresiva. Las explosiones por lo general son breves, menos de 30 minutos, y no son premeditadas, o dirigidas a algún objetivo tangible. Los adolescentes y los adultos jóvenes con TEI corren un mayor riesgo de autolesionarse o cometer suicidio intencional.

Relacionado:

¿Es normal la ira de mi hijo?