Obsesiones comunes en los niños con TOC

  • Contaminación: A los niños que tienen esta obsesión a veces se les conoce con el anglicismo “germofóbicos” (miedo (fobia) irracional a los gérmenes). En la escuela, esto se traduce en que los niños se preocupan por los estornudos y la tos de otros niños, por tocar cosas que pueden estar sucias o por enfermarse de muchas maneras diferentes. Esta es la obsesión más común que se observa en los niños.
  • Pensamiento mágico: Es una especie de superstición, como el conocido “si pisas la raya, la espalda de tu madre se daña” (step on a crack, break your mother’s back) llevado a los extremos. Por ejemplo, los niños suelen preocuparse de que sus pensamientos puedan hacer que alguien se lastime o se enferme. Un niño puede llegar a pensar: “Si mis cosas no están alineadas de cierta manera, mamá tendrá un accidente de auto”.
  • Catastrofismo: Algunos niños fácilmente llegan a la conclusión de que algo terrible ha sucedido. Por ejemplo, si sus padres llegan cinco minutos tarde a recogerlo, un niño que experimenta catastrofismo podría decirse a sí mismo que han decidido abandonarlo.
  • Escrupulosidad: Es cuando los niños tienen preocupaciones obsesivas por ofender a Dios o ser blasfemos de alguna manera.
  • Qué tal si: Los niños pueden estar plagados de diferentes tipos de pensamientos sobre las cosas malas que podrían hacer. “¿Qué pasa si lastimo a alguien? ¿Qué pasa si apuñalo a alguien? ¿Y si mato a alguien?”
  • La “sensación de estar haciendo lo correcto”: Cuando el TOC se desarrolla por primera vez, desde los 6 a los 9 años de edad, los niños pueden no saber por qué están haciendo algo, pero sí que necesitan hacerlo hasta que tengan lo que llamamos “la sensación de estar haciendo lo correcto”. Así que pueden decir algo como: “Alinearé estas cosas hasta que me parezca que está bien y luego me detendré”. Y con el tiempo, en el rango de los 9 a los 12 años, se convierte en una forma de pensamiento mágico, de naturaleza más supersticiosa.