Quizás ha estado considerando la terapia para su hijo por un tiempo. O tal vez su hijo esté experimentando nuevos desafíos conductuales o emocionales como resultado de la crisis del coronavirus. Cualquiera sea su situación, podría estar pensando que ahora sería un buen momento para que su hijo comience a trabajar con un proveedor de salud mental. Pero ahora que el tratamiento en persona no es posible, ¿por dónde puede comenzar?

En este momento, muchos proveedores de salud mental en todo el país han comenzado a ver pacientes por Internet a través de lo que se llama telemedicina. La telemedicina es esencialmente una terapia que se realiza a través de Internet en lugar de en persona. Las videollamadas son el medio más común, pero las sesiones de telemedicina también pueden realizarse por teléfono o por chat de texto. Al igual que el tratamiento de salud mental en persona, la telemedicina puede proporcionar sesiones para individuos, familias o grupos. Aunque los detalles del tratamiento pueden variar, las sesiones de telemedicina generalmente están disponibles para la mayoría de las afecciones de salud mental.

Relacionado: Todo sobre telemedicina para niños

Dónde buscar proveedores de telemedicina

Una vez que haya decidido que está listo para explorar las opciones de atención remota, ¿cómo puede encontrar un proveedor? Aquí hay algunos lugares donde puede buscar:

  • Evaluadores: Si su hijo ya se sometió a una evaluación psicológica formal, puede pedirle recomendaciones al evaluador.
  • Proveedores actuales: Si usted o su hijo ya tienen un proveedor, puede preguntar si ofrecen opciones remotas o si conocen a algún colega en su campo o en uno relacionado que pueda hacerlo.
  • Pediatra: El pediatra de su hijo siempre es una buena primera parada. Pueden mantener una lista de proveedores locales con los que puede consultar.
  • Su proveedor de seguro: A menudo su proveedor de seguro tendrá una base de datos de búsqueda de proveedores dentro de la red. Alguno, incluso tienen la capacidad de filtrar por proveedores que ofrecen servicios remotos.
  • Universidades y hospitales docentes: Muchos programas de telemedicina se ejecutan en universidades y hospitales docentes, por lo que vale la pena echar un vistazo a algunos de los más importantes en su estado.
  • Internet: Puede sonar básico, pero una simple búsqueda en Internet suele ser un buen recurso. Intente buscar el tipo de proveedor que desea más las palabras “remoto”, “en línea”, “a distancia”  y el nombre de estado para ver qué aparece.
  • Grupos de padres: Los grupos de padres en línea pueden ofrecer una gran cantidad de apoyo e información. Hay grupos basados ​​en la ubicación, así como grupos para padres de niños con cada diagnóstico bajo el sol. Conectarse con otros padres que ya han pasado por este proceso puede proporcionar recomendaciones sólidas y también ayudarlo a sentirse apoyado.
  • Organizaciones profesionales y sin fines de lucro: Busque organizaciones profesionales y sin fines de lucro asociadas con el tipo de atención que está buscando; a menudo pueden proporcionar recursos y sugerencias. Estas son algunas organizaciones que ofrecen directorios a proveedores y, en algunos casos, líneas directas gratuitas para responder preguntas y brindar apoyo:
  • Asociación Americana de Psicología apa.org
  • Asociación para terapias cognitivas y conductuales org
  • Asociación Americana de Psiquiatría
  • Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente (AACAP)
  • Red Nacional de Estrés Traumático Infantil
  • Niños y adultos con trastorno por déficit de atención / hiperactividad (CHADD)
  • Asociación de Mutismo Selectivo
  • Asociación Nacional de Trastornos de la Alimentación
  • Autism Speaks
  • Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental (SAMHSA)

El Child Mind Institute está ofreciendo servicios de telemedicina en inglés. Aprenda más acerca de la telemedicina.

Cómo elegir un proveedor de telemedicina

Encontrar atención remota es muy similar a encontrar atención en persona; de igual manera está buscando alta calidad y un proveedor que se ajuste a su hijo.

Al considerar a un proveedor remoto, puede hacerle muchas de las mismas preguntas que le haría a cualquier otro proveedor:

  • ¿Cuál es su entrenamiento y experiencia?
  • ¿Qué tipo de tratamiento ofrece habitualmente?
  • ¿Cómo difiere el tratamiento remoto de lo que ofrece en persona?
  • ¿Qué medidas de privacidad existen para las sesiones remotas?
  • ¿Acepta mi seguro?
  • ¿Cuáles son sus tarifas? ¿Ofrecen escala móvil o planes de pago?

Después, una vez que haya elegido a alguien que parezca adecuado o lo haya reducido a un par de opciones, también puede considerar la primera sesión o dos como una especie de prueba. También puede ser abierto con los proveedores sobre esto. Por ejemplo, podría decir: “Estamos considerando algunas opciones en este momento, pero nos gustaría tener una primera sesión con usted y ver cómo funciona”. Los proveedores son profesionales, ellos entienden lo importante que es que haya un buen ajuste y no lo tomarán personalmente si decide ir en otra dirección. Muchos proveedores también ofrecen consultas telefónicas gratuitas, que pueden ser una forma útil para que usted y su hijo tengan una mejor idea de cómo sería trabajar con ellos.

Lea más artículos sobre la crisis del coronavirus aquí.